Inicia dominio de Estados Unidos sobre México en Uruguay 95

El presentarse como subcampeón de la Copa América hacía presagiar que México podría repetir o mejorar la actuación de Ecuador, sin embargo, la justa realizada en Uruguay en 1995 ha sido la de peores resultados para el "Tricolor".

México arribó a tierras "charrúas" como favorito por parte de la prensa sudamericana, el buen futbol practicado por el representativo nacional, que dirigía Miguel Mejía Barón, y la calidad de sus jugadores eran los argumentos en los que se sustentaba esta etiqueta.

Sin embargo, el mal momento que vivían gente clave como el defensa Juan de Dios Ramírez Perales, recién salido de una operación, Benjamín Galindo y Luis Roberto Alves "Zague", aunado al mal funcionamiento colectivo, propició que México quedara muy temprano fuera del torneo.

Desde su debut se pudo ver que no era el mismo equipo de dos años atrás, a pesar que inició derrotando parcialmente 1-0 a Paraguay con gol de Luis García, terminó cayendo 1-2, al ser superado ampliamente en el concepto futbolístico por los "guaraníes".

En su segundo compromiso estaba obligado a ganar y no tuvo mucho problema para alzarse con una victoria de 3-1 sobre Venezuela, aunque todavía sin enseñar una idea clara de lo que quería hacer sobre el terreno de juego.

Su pase a la segunda ronda lo obtuvo al empatar 1-1 con el representativo de Uruguay, para así llegar a cuatro unidades y clasificarse nuevamente como uno de los mejores terceros lugares a cuartos de final, fase en la que se encontró con un viejo rival del área de la Concacaf.

El clásico de Norteamérica entre México y Estados Unidos se dio en un torneo sudamericano, y en esta ocasión no eran sólo tres puntos en disputa, sino que se trataba de demostrar cuál de los dos equipos era el mejor de su zona ante los ojos del cono sur.

El "Tricolor" y la escuadra de las "barras y las estrellas" se enfrascaron en un duelo en el que ninguno de los dos regaló nada, sabedores de la importancia del partido se neutralizaron y obligaron a la ejecución de tiros penales tras empatar sin goles en el tiempo reglamentario.

La falta de capacidad de los jugadores de México para tirar penales en los momentos de gran presión se vio reflejado en Alberto Coyote y Carlos Hermosillo, éste último especialista en la liga local, para así caer 4-1.

Esta fue la primera de varias derrotas ante Estados Unidos, que, al igual que México dos años atrás, se convirtió en la sorpresa de la Copa América Uruguay 1995.