Corte Suprema avala facultad exclusiva de Obama para reconocer países

La Suprema Corte de Justicia refrendó hoy la autoridad exclusiva del presidente de Estados Unidos para reconocer naciones extranjeras, lo que dio una victoria al mandatario Barack Obama en una pugna con el Congreso sobre el caso de Jerusalén.

El Congreso aprobó en 2012 una ley para forzar al gobierno a reconocer a Jerusalén como capital de Israel, un tema que el gobierno estadunidense ha rehusado, al estimar que ningún país tiene jurisdicción sobre esa ciudad, reclamada por Israel y Palestina.

"El reconocimiento (de una nación) es un tema sobre el cual el país debe hablar con una sola voz, y esa voz es del presidente", indicó el magistrado Anthony Kennedy, al presenta la opinión mayoritaria de seis de los nueve magistrados que integran la corte.

El fallo respondió a una demanda interpuesta contra el Departamento de Estado por el padre de un joven judío estadunidense nacido en Jerusalén, que solicitó que el pasaporte de su hijo indicara que nació en Israel.

El caso fue asimismo la última instancia en una batalla sobre la constitucionalidad de la Ley de Autorización de Relaciones Exteriores aprobada por el Congreso en 2002, y promulgada por el entonces presidente George W. Bush.

La decisión determinó que la previsión de la ley que obliga al gobierno de Estados Unidos a registrar Israel como país de nacimiento para estadunidenses nacidos en Jerusalén, viola el poder del presidente para reconocer naciones extranjeras.

Sin embargo, la Corte aclaró que el presidente no es el único agente para conducir la política exterior, y en su opinión mayoritaria, precisó que "resulta esencial que el papel del Congreso sea entendido y respetado", como encargado de las leyes que darán forma a la nación.

Además de Kennedy, el fallo mayoritario fue respaldado totalmente por los magistrados Ruth Bader Ginsburg, Stephen G. Breyer, Sonia Sotomayor, Elena Kagan, en tanto que Clarence Thomas lo respaldó parcialmente.