Esencial, garantizar principios en justicia penal acusatoria: expertos

Además de cumplir con los tiempos que marca la ley para la implementación del sistema de justicia penal acusatoria, el principal reto es garantizar los principios de publicidad, inmediatez, reparación del daño y atención a las víctimas, coincidieron especialistas.

Durante la inauguración del diplomado "El Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio", el ministro presidente de la segunda sala de la Suprema Corte, Alberto Pérez Dayán, destacó que la reforma constitucional en materia penal significa un cambio de ruta.

De acuerdo a un comunicado del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) durante la inauguración del acto organizado entre este organismo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y la Procuraduría General de la República (PGR), el magistrado destacó que esta reforma constituye un instrumento para garantizar los principios jurídicos.

A su vez, la procuradora general de la República, Arely Gómez González, destacó la colaboración de la PGR con el Poder Judicial, en el pleno respeto a los derechos humanos de quienes enfrentan procesos penales en el marco del nuevo sistema.

De ahí la importancia de emprender conjuntamente este diplomado, para actualizar y especializar a los servidores públicos involucrados en este tema.

El consejero de la Judicatura Federal, Alfonso Pérez Daza, dijo que el gran reto de la implementación del nuevo sistema es la aplicación, específicamente en la interpretación del Código Nacional de Procedimientos Penales, no siempre compatibles con algunos artículos constitucionales.

Por ello, puntualizó, será fundamental la intervención de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para dar uniformidad a los criterios que emitan los y las juzgadoras.

Pérez Daza, presidente de la Comisión de Disciplina del CJF, destacó que desde la Constitución se prevé una terminación anticipada al juicio oral, además de que el sistema penal acusatorio tendrá como principal requisito el que el imputado confiese que cometió el delito.

Este diplomado comprende un plan de estudios de 120 horas, 81 de ellas de forma presencial, divididas en 27 sesiones de tres horas. Expertos en cada una de las ramas del nuevo Sistema de Justicia Penal impartirán cursos en seis módulos, con un enfoque teórico y práctico.