Estudiantes venezolanos protestan ante ofensiva contra universidades

La asfixia presupuestaria contra las universidades, que afecta a los profesores y estudiantes, sumada a la crisis que vive Venezuela, justifican las protestas de las últimas semanas, aseguró hoy el líder estudiantil Javier González.

"Hemos salido a manifestar por un presupuesto justo para las universidades, por los salarios de los profesores, por reivindicaciones estudiantiles como becas, transporte, comedor, cosas que se han degradado", lamentó González en diálogo con Notimex.

González, dirigente de la pública Universidad Central de Venezuela (UCV), denunció que el gobierno con su "arremetida" buscaría controlar las casas de estudio como parte de su política de imponer un "pensamiento único" en el sistema educativo.

El estudiante de Geografía señaló que el último paso del gobierno contra las universidades apunta a "controlar los cupos de las universidades" al margen de las pruebas internas, algo que según admitió "preocupa bastante".

Recalcó que la asignación de cupos "es una política sistemática que busca meter de contrabando a una gran cantidad de estudiantes afectos al gobierno para ganar representación estudiantil" y eventualmente controlar las universidades.

Señaló que la "arremetida" gubernamental contra las universidades, sumada a la crisis económica y social ha causado que muchos estudiantes hayan decidido sumarse a la huelga de hambre convocada por la oposición.

"En los últimos días una cantidad de estudiantes se han sumado a esta protesta pacífica, esta huelga de hambre en todo el país y en este momento en siete estados se encuentran más de 15 estudiantes en huelga de hambre", subrayó.

La huelga de hambre fue convocada inicialmente por los detenidos dirigentes opositores Leopoldo López y Daniel Ceballos, pero en la última semana se sumaron decenas de estudiantes y simpatizantes de la oposición.

Pese a que el gobierno ha criticado que los estudiantes asuman esta postura por temas políticos, González acotó que la huelga es legítima ya que la crisis que vive Venezuela también afecta a las escuelas de estudios superiores.

"Nosotros como estudiantes no escapamos de la situación que vive el país, la grave crisis política y económica también afecta a la universidad y partimos del principio de que si el país está mal, la universidad está mal", argumentó.

González, secretario de Asuntos Nacionales de la Federación de Centros Universitarios de la UCV (FCU-UCV), manifestó que a pesar las críticas y la represión del gobierno, el movimiento estudiantil seguirá protestando de manera pacífica.

"Nosotros no vamos a dejar las calles porque además es un derecho constitucional, es un derecho a la protesta pacífica que está consagrado en la Constitución y nosotros siempre hemos llamado a la lucha pacífica y no violenta", insistió.