Gobierno argentino denuncia sabotajes para provocar accidentes de tren

El gobierno argentino denunció hoy que hay mafias que pretenden sabotear la operación de trenes e incluso provocar tragedias que impacten en un año en el que se realizarán elecciones presidenciales.

El ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, advirtieron que sólo así se explica el choque de trenes que se produjo anoche en Temperley, una localidad a las afueras de Buenos Aires y que dejó un saldo de 40 heridos.

"No tenga ninguna duda de que pudo haber sido un sabotaje", advirtió Randazzo en una rueda de prensa en la sede del gobierno, la Casa Rosada.

El funcionario recordó que él es precandidato presidencial del oficialismo y que una tragedia afectaría tanto su postulación como la intención de voto para el gobernante Frente para la Victoria.

La manera en la que se registró el accidente de anoche provocó sospechas, ya que el conductor del tren que salía de la estación Temperley ignoró dos señales en rojo y avanzó hasta chocar contra una locomotora que estaba realizando maniobras de acople.

Randazzo explicó que "no creo en las casualidades, creo en la causalidad, porque estamos a 12 días del cierre de listas (de candidatos) y a 24 horas de un paro, me cuesta creer que el gremio de La Fraternidad no está involucrado (en el accidente), es uno de los gremios que convocó al paro".

La Fraternidad es el sindicato que agrupa a trabajadores del sector ferroviario y es conducido por Omar Maturano, un sindicalista opositor al gobierno que esta mañana desestimó las críticas en su contra y rechazó intencionalidad alguna en el accidente.

Por otra parte, el jefe de Gabinete afirmó que el choque demuestra la existencia de una mafia "donde son más empresarios que sindicalistas en algunos casos, que trabajan específicamente para sus propios beneficios y no para beneficio de los derechos de sus trabajadores y de la sociedad".

Alimentó las sospechas al revelar que "el ministro Randazzo iba a presentar 52 trenes nuevos en la estación de Temperley, precisamente, pero mire qué casualidad, hubo un choque".

Lamentó que haya "conspiraciones" en contra de un gobierno "que ha trabajado fuertemente en el cambio de los servicios ferroviarios y del material rodante para el beneficio de los ciudadanos".

Aseguró que habrá una investigación profunda porque, si bien hubo 40 heridos, "podría haber sido un desastre, una tragedia, gracias a Dios esto no sucedió, pero no podemos dejar pasar esta aberración por parte de quienes se creen que son los dueños de las vías".