Artritis reumatoide provoca alto índice de incapacidad en México

La artritis reumatoide es una enfermedad que provoca un alto índice de incapacidad en México, ya que la cifra llega a un millón 600 mil pacientes en el país, cuyas edades van de los 20 a los 50 años.

Los especialistas del Hospital Universitario "Dr. José Eleuterio González", Jorge Esquivel Valerio, Cassandra Skinner Taylor y Janett Riega coincidieron en que tan sólo en Nuevo León 0.5 por ciento de la población padece esa enfermedad.

En tanto, en el sur del país, Yucatán tiene 2.7 por ciento de tasa de población con artritis reumatoide, cuando el índice global es de 1.6 por ciento.

Los expertos coincidieron en que dicha afección es la más destructiva que se estudia en el Servicio de Reumatología, ya que causa deformidades y afecta de manera importante la calidad de vida de los pacientes.

"El tratamiento de este mal es indispensable para evitar problemas cardiovasculares y en la actualidad el número de personas que realizan un diagnóstico temprano es cada vez mayor, lo cual ayuda a tratarla desde un punto en el que se puede detener su avance", indicó la doctora Skinner Taylor.

Refirió que la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) fue la primera escuela del país en incluir dentro de sus materias formales la Reumatología en 1982, y también en realizar acciones a favor de los pacientes como el Día del Paciente Reumático.

"Una de las principales causas de este mal es por herencia y por factores ambientales, ocurre más entre mujeres en una relación 2 a 1, una de sus principales características es la destrucción de las articulaciones, dolor e inflamación simétrico y bilateral en su mayoría", precisaron.

La artritis reumatoide, considerada una enfermedad sistemática inflamatoria, trae como consecuencia otras situaciones graves que incluso provocan la muerte y más de 80 por ciento de los pacientes muestran depresión y ansiedad, lo que va en detrimento de su recuperación.

También se observan más casos de mujeres que de hombres, en una relación que va de tres a uno, y contrario a lo que se piensa afecta a la población de adultos jóvenes entre 20 y 50 años, por lo que representa un grave problema de discapacidad laboral, anotaron los expertos.