Critican a primer ministro francés por viajar a final de Champions

El primer ministro francés, Manuel Valls, fue criticado por viajar a Berlín, Alemania, el sábado pasado para asistir a la final de la Liga de Campeones de futbol entre la Juventus de Turín y el FC Barcelona, su equipo preferido.

De acuerdo a su agenda, Valls, quien nació en Barcelona, España, viajó a la capital alemana en su avión oficial para mantener una reunión con el director de la Asociación del Futbol Europeo (UEFA) el exfutbolista francés Michel Platini.

Según cálculos de televisoras locales, el viaje, que de acuerdo a la ley francesa es totalmente legal porque el primer ministro al igual que el presidente pueden usar aviones del Estado para sus desplazamientos privados, podría haber costado más de 25 mil dólares.

"Es desesperante para todos los franceses que sufren todos los días problemas de poder de compra. Es una falta política y moral de su parte", declaró a la prensa el diputado opositor, el conservador Thierry Solere.

"Valls ha enviado una mala señal con este viaje sentimental", declaró de su lado el excandidato a la presidencia de Francia, el centrista Francois Bayrou.

El viaje también habría causado malestar en el seno del partido del jefe de gobierno, el Partido Socialista francés (PSF), que celebró el pasado fin de semana su congreso nacional, debido a que Valls abandonó la reunión para viajar a Berlín.

"Trabajo mucho y me comprometo mucho. De vez en cuando hay un momento de desconexión", explicó a los medios Valls, quien la víspera asistió en París a la final del torneo de tenis de Roland Garros.