San Quintín tardará tres años para recuperar pérdidas económicas

El movimiento de los trabajadores agrícolas de San Quintín generó mermas en el pico de la producción de entre el 30 y el 40 por ciento en la región y tardará tres años en recuperar las pérdidas, según la empresa Berrymex.

El director general de esa empresa, Héctor Luján, aseguró que las pérdidas calculadas en más de mil millones de pesos se registraron en las más de 180 empresas asentadas en la región, de acuerdo a sus propias capacidades productivas.

Agregó que el movimiento de inconformidad de los trabajadores agrícolas se suscitó en la parte fuerte de la temporada de la fresa y cultivos como el chícharo y otros de la temporada de invierno como hortalizas e incluso de la temporada de verano.

Sin embargo, consideró que las pérdidas más importantes fueron la de los ingresos de los propios trabajadores, quienes al no poder cosechar esa fruta se perdieron las ganancias y con ello la oportunidad de procurar el bienestar de esas familias.

Ahora, añadió, tomará al menos unos tres años para recuperar las pérdidas económicas, además de que se registró la suspensión de varios proyectos para la zona y una reducción productiva en esta temporada de alrededor del 30 por ciento.

"Para recapitalizar el negocio, para llegar a donde estábamos, tardaremos de dos a tres años, incluso para poder lograr la promoción a futuro", anotó el director de la empresa dedicada a la exportación de fresas, arándanos, frambuesas y zarzamoras.

Manifestó que actualmente existen en el área de San Quintín alrededor de 25 mil jornaleros residentes migrantes y otros 15 mil que vienen de fuera "atraídos por la oportunidad de los ingresos elevados que pueden lograr en la cosecha".

Consideró que "hay buenas oportunidades de ingresos, si viene gente de fuera, es por esa oportunidad que tienen", incluso existen empresas que están ofreciendo buenos salarios que mantienen conforme a los trabajadores.

El pasado 5 de junio se dio a conocer que los trabajadores agrícolas de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social y autoridades federales y estatales, lograron un acuerdo que otorga, entre otros, salarios diarios a jornaleros que va de los 150 hasta los 180 pesos diarios.

Además, el salario mínimo integrado diario a pagar, retroactivo al 24 de mayo de 2015, una vez descontados los recursos aplicados por los productores agrícolas al pago de impuestos y de prestaciones de Seguridad Social queda en 180 pesos para el nivel de empresa "A", de 165 para el nivel "B" y de 150 pesos para el "C".

También se pagará un bono de fin de año a cada trabajador equivalente a dos semanas de servicio, proporcional al tiempo trabajado, establece el documento firmado por funcionarios de las secretarías de Gobernación, del Trabajo, del gobierno estatal y municipal de Ensenada y por los productores, entre otros aspectos.

El directivo de Berrymex consideró que los incrementos es un tema que cada empresa debe de resolver y ofrecer un salario atractivo para su base laboral.

Refirió que incluso los trabajadores inconformes tienen todo el derecho de manifestarse ante sus empresas, pero dentro de un marco jurídico y protestar de acuerdo a los argumentos legítimos y legales que presenten y sin violencia.

Empero, el representante empresarial reconoció que es necesario que las autoridades sigan atacando el problema comunitario, y sobre todo que invierta para llevar agua potable a las comunidades, así como en espacios deportivos para atacar la drogadicción.

Áreas de esparcimiento para reducir los problemas de violencia entre las regiones y colonias de la comunidad, mejoras en las escuelas para mantener a niños y jóvenes en ella; infraestructura en salud y hospitales civiles para elevar la calidad de vida.

Señaló que Berrymex, por su parte, se encuentra actualmente trabajando con el 100 por ciento de su planta laboral, se han efectuado los ajustes necesarios con el sindicato para el logro de ingresos superiores a las demandas del movimiento que se gestó.

"Nuestros trabajadores hoy en día ganan en promedio de dos mil 500 a tres mil y hasta cuatro o cinco mil pesos a la semana, pues las oportunidades de cosecha son grandes; tenemos una fuerza laboral sólida", externó.

Incluso aseguró que Berrymex invitó a líderes del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) como observadores independientes, quienes arribaron a verificar sus operaciones agrícolas de San Quintín el lunes 21 y martes 22 de abril pasados.

Explicó que estos observadores independientes son reconocidos por su esfuerzo hacia el bienestar de los trabajadores agrícolas, y la empresa para que se conocieran sus prácticas salariales, bienestar y condiciones laborales, hizo un esfuerzo de transparencia.

Afirmó que las conclusiones fueron que Berrymex se dedica "a proporcionar condiciones de trabajo adecuadas y a mejorar el bienestar de los trabajadores con políticas y programas con valores y en alineación con todas las leyes federales".

El 5 de junio, día del acuerdo, el secretario del Trabajo federal, Alfonso Navarrete Prida, dijo que el sistema mexicano de producción agrícola no puede ni debe estar basado en la explotación de los seres humanos, por lo que el acuerdo entre jornaleros y productores del Valle de San Quintín, Baja California, contribuye a ese propósito.

En conferencia de prensa, el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) estableció que tal convenio permitirá también regresar la paz, tranquilidad y armonía a San Quintín, lo que abonará al desarrollo de la región en condiciones más equitativas para quienes producen la riqueza.