Es limitado el acceso de mujeres violentadas a la justicia en Oaxaca

En Oaxaca, el acceso a la justicia de las mujeres víctimas de violencia es limitado, ya que las órdenes de protección sólo se pueden otorgar desde el Poder Judicial, instancia a la que las mujeres violentadas pocas veces recurren.

De acuerdo con el Informe "Órdenes de protección en México: mujeres víctimas de violencia y falta de acceso a la justicia", realizado por el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, y presentado hoy en esta ciudad, es la Procuraduría de Justicia estatal la primera instancia a la que recurren las víctimas.

Lo anterior, señaló el documento, limita el acceso a la justicia de las mujeres víctimas de violencia, toda vez que existe una competencia limitada para la emisión de las órdenes de protección.

Ello, explicó, se ve reflejado en las cifras de violencia otorgadas por el Poder Judicial en comparación con las reportadas por la Procuraduría, "en donde se infiere que la mayoría de las mujeres víctimas de violencia primero acuden a esta última instancia".

Y es que de acuerdo con las cifras del informe, de enero de 2011 a junio de 2012, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) tuvo conocimiento de tres mil 249 hechos de violencia contra las mujeres mientras que el Tribunal reportó sólo mil 903 casos.

De los más de tres mil hechos de violencia de la PGJE, sólo 83 casos las mujeres fueron canalizadas a un albergue, aunque se desconoce que sucedió con los demás casos.

En tanto, en el Tribunal Superior de Justicia informó que de las casi dos mil denuncias sólo resultaron 16 órdenes de protección, es decir, 0.8 por ciento de las víctimas, recibieron algún tipo de apoyo con fundamento en la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

Por este motivo, el Observatorio Ciudadano, entre otras recomendaciones, instó a las instancias correspondientes a realizar las reformas necesarias para eliminar la naturaleza precautoria y cautelar de la orden de protección.

Lo anterior, dijo, "para que sea reconocida como un mecanismo autónomo de protección inmediata que garantice y proteja la vida de la mujer".