Avanza el proyecto "Úumbal", coreografía nómada de Mariana Arteaga

Por ser un ejercicio de encuentro con el otro y con un colectivo, porque es importante recuperar e incorporar a nivel individual y social la creación de espacios que no estén basados en el consumo, y porque el baile es una muestra de la infinita capacidad del cuerpo humano, la coreógrafa Mariana Arteaga invita a "Úumbal: Coreografía nómada para habitantes".

Se trata, dijo, de una manera de habitar el espacio público a través del baile colectivo en tres etapas. "Es un proyecto piloto de creación coreográfica colectiva inspirado en la forma de bailar de varios habitantes del Distrito Federal. Voluntarios de diversas edades y procedencias desplazarán esta coreografía por distintas rutas que recorrerán Santa María la Ribera y algunas zonas aledañas, de ahí la condición nómada de la propuesta", explicó.

Originaria de la Ciudad de México, la maestra recordó que la idea central es la construcción de una coreografía colectiva para habitantes de esta ciudad.

"Estamos en la primera fase, de tres, que es la donación de formas de bailar y de pasos de baile a una 'pasoteca' en donde concentraremos las formas de bailar de quienes se interesaron y han respondido a la convocatoria lanzada desde el Museo Universitario del Chopo", añadió.

Una vez que los participantes enviaron a través de un video u otra plataforma sus modos de bailar, pasos de baile y secuencias de movimiento, "estos se convertirán en la materia prima con la cual se habrá de construir una gran coreografía colectiva, un movimiento de baile cuyos movimientos estarán inspirados en los almacenados en la 'pasoteca'. Todas las personas que enviaron sus pasos podrán, si desean, tomar parte en la segunda fase".

Durante una entrevista con Notimex, esta tarde en las instalaciones del recinto sede, la estratega del proyecto destacó que "la segunda fase será armar la estructura coreográfica, es decir, un ´laboratorio de tejedores´ que no es sino es grupo de personas junto con tres profesionales para crear, en conjunto, la coreografía. A la par del laboratorio, lanzaremos una nueva convocatoria para invitar a la población para que tome parte en la coreografía".

Una vez que se ha integrado la 'pasoteca' con las aportaciones de voluntarios aficionados al baile, de cualquier edad y procedencia de la Ciudad de México, y que se ha realizado el taller de Tejedores, programa piloto de creación con un máximo de 15 de voluntarios que deseen experimentar un proceso de creación coreográfica acompañados de un grupo de profesionales, se tendrá lista "Úumbal", la gran coreografía nómada para habitantes", dijo.

Con todo eso, la entrevistada saldrá a la calle con sus bailarines voluntarios, cuya única coincidencia es su gusto por el baile, porque en materia de edad, preferencias sexuales, complexión, estatura, ocupación o credo todos son distintos y hay adolescentes, jóvenes y adultos.

"Llevaremos la coreografía a diversas zonas de la capital, misma que podría ser replicada en cualquier punto del país, con sólo tener ganas, voluntad y apoyo institucional".