FMI pide a Estados Unidos aplazar alza en tasas de interés hasta 2016

El Fondo Monetario Internacional (FMI) urgió hoy a las autoridades monetarias de Estados Unidos a aplazar hasta 2016 el alza en las tasas de interés, ante el negativo efecto que tendría sobre las proyecciones del crecimiento económico este año.

Al presentar este jueves su evaluación anual sobre la economía estadunidense en un ejercicio conocido como artículo 4, el FMI hizo notar que aunque la baja del primer trimestre derivó de factores externos, su efecto sobre el crecimiento en lo que resta del año será inevitable.

Frente a este escenario, el organismo consideró que el Banco de la Reserva Federal debería "diferir" el aumento de las tasas de interés hasta que existan mayores síntomas de inflación sobre los salarios o los precios de los que se perciben en este momento.

"Basado en la proyección macroeconómica de la misión (evaluatoria) y descontando sorpresivos altibajos en el crecimiento y la inflación, esto debería llevar (al alza en las tasas) hasta la primera mitad de 2016", indicó el FMI en su valoración.

A pesar de que la situación laboral ha tenido una mejoría sostenida, tras registrar un desempleo del 5.4 por ciento en abril, el FMI advirtió sobre emergentes riesgos a la estabilidad financiera.

La buena marcha en el frente laboral se vio empañada por la caída del 0.7 por ciento en la economía durante el primer trimestre de este año, motivada por factores climáticos, las bajas en los precios del petróleo y en las exportaciones debido a la apreciación del dólar.

El organismo multilateral indicó que el impacto de esta contracción no detendrá la continua expansión de la economía a partir de la solidez del mercado laboral, la relajada política monetaria y la baja en los precios del crudo, pero sí afectará su impulso.

"A pesar de ello, la débil producción de los primeros meses reducirá de manera inevitable el crecimiento en 2015, que se proyecta será ahora del 2.5 por ciento", apuntó.

La nueva proyección significó un recorte de más de medio punto porcentual respecto a la estimación de 3.1 por ciento que el FMI dio a conocer en el reporte bianual presentado en su reunión anual de primavera de abril pasado.