Entre "Ronaldinhos" y "Bofos", Querétaro va por la proeza

A unas horas de que el árbitro Francisco Chacón dé el silbatazo inicial de la final de vuelta entre Querétaro y Santos Laguna, la afición local comenzó a llenar el estadio La Corregidora.

El "Mini Azteca" abrió sus puertas para que los seguidores de Gallos Blancos entraran con toda la ilusión de que su escuadra haga la mayor proeza del futbol mexicano: remontar un 0-5 en este segundo capítulo de la final del Torneo Clausura 2015 de la Liga MX.

Cientos de aficionados queretanos portan la llamativa playera del club con el "49" en sus espaldas y el nombre de Ronaldinho. Si bien el astro brasileño poco ha aportado al equipo, existe la ilusión de que recuerde sus años mozos que lo llevaron a ser Balón de Oro.

Pero entre los hinchas de casa hay también un ícono mexicano, se trata de Adolfo "Bofo" Bautista, un elemento que militó en Gallos Blancos durante 2011.

Bajo la tutela del paraguayo José Saturnino Cardozo, Querétaro clasificó a su primera liguilla y llegó a semifinales, ahí "Bofo" brilló y dejó una moda, los seguidores portan con gusto una cresta azul para asemejar el corte "mohicano" que en su momento utilizó el jugador en su paso por la grama queretana.

De este modo, los aficionados de Querétaro ingresaron a La Corregidora, un estadio que vive su primera final de la Primera División del futbol nacional con el equipo de casa, luego que a finales de los 80 se definió aquí un América-Pumas.

La afición sufrió por la goleada en Torreón, pero saben que con "Ronaldinhos", "Bofos" y el "Rey Midas", como apodan al técnico Víctor Manuel Vucetich, pueden aspirar al milagro o al menos a cerrar de manera digna un gran Torneo Clausura 2015.