Concentra Panamá 89 por ciento de decomisos de droga en Centroamérica

Centroamérica decomisó el año pasado 64 toneladas de cocaína, de las cuales el 89 por ciento fue incautado por Panamá, mientras las rutas del narcotráfico se desplazan hacia el Caribe, destacó hoy Naciones Unidas (ONU).

El representante regional en Panamá de la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC), Amado de Andrés, señaló que el último informe sobre el tema refleja que "el consumo de drogas ha permanecido estable en los últimos cinco años".

En 2012 fueron incautadas 774 toneladas de cocaína alrededor del mundo, de ese total, 200 toneladas fueron decomisadas por Colombia, 95 por Estados Unidos y 64 por Centroamérica.

De Andrés acotó que en Centroamérica, Panamá encabeza los decomisos con el 89 por ciento.

También afirmó que las investigaciones muestran que los narcotraficantes empezaron a cambiar sus rutas para trasegar droga desde Centroamérica hacia países del Caribe.

Aseguró que la producción de hoja de coca en los principales países cultivadores (Colombia, Perú y Bolivia) ha disminuido de 221 mil hectáreas a 155 mil hectáreas, lo que ha incidido también en una reducción en el consumo sobre todo en Estados Unidos.

"Se les está acabando el mercado a los narcotraficantes", al menos el de cocaína, indicó De Andrés al referir que otras drogas han tomado auge como la mariguana y las nuevas drogas psicoactivas, con una lista de 251 tipos que empiezan a ser usadas sin control.

El informe de la UNODC, lanzado a nivel mundial en Viena, Austria, estableció que existen unos 14 millones de adictos que se inyectan drogas de entre 15 y 64 años, una reducción de 12 por ciento respecto a 2008.

Explicó que la tendencia del consumo, en un negocio de unos 85 mil millones de dólares, es a la baja en lo relacionado con la cocaína.

Mientras en 2005 los países de Norteamérica (Estados Unidos, México y Canadá) registraban el 49 por ciento de consumidores, el porcentaje bajó a 27 por ciento en 2011.

El funcionario de la ONU insistió en la necesidad de que los países del mundo atiendan el problema de las drogas psicoativas, las cuales causan estragos en la juventud, porque son productos que pueden obtenerse de manera libre a través de internet.

Además, el problema radica en que esas sustancias, vendidas como sales de baño, inciensos vegetales o abonos para plantas, "no están en una lista de control de drogas", alertó De Andrés.

El representante de la UNODC en Panamá advirtió que la tendencia es que ese tipo de drogas se dupliquen en los próximos años, por lo cual llamó a los países a abordar el tema y a lanzar campañas de sensibilización entre sus habitantes.

"El problema de las drogas psicoactivas es como una hidra en el sentido de que los fabricantes producen nuevas variantes para eludir los nuevos marcos legales que se elaboran constantemente para fiscalizar las sustancias conocidas", denunció el reporte.