"Cuerpos habitados" ha sido vista por más de cuatro mil personas

A unas horas de que la exposición "Cuerpos habitados", de Eugenia Chellet, concluya su estancia en el Museo de la Ciudad de México, se ha registrado la asistencia de poco más de cuatro mil visitantes desde su inauguración el 19 de marzo pasado .

En su muestra, la fotógrafa y maestra del performance ofrece a los asistentes una reinterpretación histórica de la feminidad a partir de la intervención de las imágenes más clásicas del arte con autorretratos, informó la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México en un comunicado.

Se puede observar desde la Gioconda del pintor renacentista Leonardo da Vinci, en conjunto con el famoso cuadro "La Tempestad", del pintor italiano Giorgione.

De "La maja vestida", del español Francisco Goya, hasta la gigantesca escultura "Spiral Jetti", de Robert Smithson, en Utah, Estados Unidos, y la famosa pieza Nightsea Crossing, de Marina Abramovic y Ulay.

Todas estas obras fueron intervenidas por el particular sentido artístico de Chellet, quien presenta ocho imágenes y un video performance de corta duración.

"Esta exposición ha sido muy bien recibida. María Eugenia Chellet propuso ejercicios sobre fotos trabajadas en computadora de actos anteriores, además de un video performance que se exhibe dentro de la muestra", apuntó José María Espinasa, director del museo.

Sostuvo que la propuesta de Chellet resulta muy atractiva para el espectador, porque rompe totalmente esa estética, ya que se trata de fotos realistas pero performáticas.

"La Diva", "Muñeca Vieja", "La Monalisa Emplumada", "Madre Tierra", "El Azote" y "La Venus del Graffiti", son las piezas en exhibición que cuestionan los estereotipos de feminidad en las diversas obras de arte intervenidas.

"La muestra trata justamente de los cuerpos habitados por el tiempo, la historia, los sentimientos, las ideas, los otros, y yo creo que esto le ha dado una connotación más rica para los visitantes", añadió Espinasa.

La exhibición estará abierta al público hasta el 31 de mayo, lo mismo que "Rostros de la llama. Obra gráfica de Luis López Loza", que se exhibe en el recinto de manera paralela.