Aprueba Chiapas ley para adaptación ante el cambio climático

El Congreso local aprobó hoy la Ley para la Adaptación y Mitigación ante el Cambio Climático, con el fin de desarrollar acciones que contribuyan a disminuir el fenómeno global causado por los gases de efecto invernadero.

La presidenta de la Comisión de Desarrollo Rural, Hortensia Zúñiga Torres, dijo que se trata de fomentar la creación de una cultura preventiva que permita disminuir el grado de vulnerabilidad, así como instrumentar mecanismos de convergencia para desarrollar medidas de adaptación y mitigación.

También, pretenden construir capacidades de adaptación para realizar los ajustes al cambio, a la variabilidad y a los extremos climáticos.

Asimismo, buscan consolidar el conjunto de acciones y medidas de mitigación para garantizar la eficiencia energética y el manejo sustentable de los recursos naturales, así como la conservación de la biodiversidad.

Expuso que preocupa la estadística de incendios en Chiapas, pues a la fecha se tienen registrados 732 incidentes con una afectación de 11 mil 569.33 hectáreas, 519 incidentes de quema de pastizales, donde se han consumido siete mil 968.08 hectáreas y 202 incendios forestales con una afectación de 3,601.25 hectáreas de bosques y selvas.

El Congreso local abrogó además la ley que creó el ex gobernador Juan José Sabines Guerrero, publicada el 7 de diciembre del 2010, la nueva normatividad contempla identificar temas críticos para el desarrollo de la estrategia estatal de acción climática.

En su participación en la tribuna legislativa, Zúñiga Torres insistió que Chiapas como estado deberá contribuir al cumplimiento de las obligaciones de México en materia de cambio climático.

Para ello, planteó necesario fortalecer las capacidades de adaptación a nivel estatal, regional, sectorial e impulsar programa de acción ante el cambio climático.

A partir de la nueva ley, el gobierno del estado implementará acciones para la preservación, restauración, manejo y aprovechamiento sustentable de los ecosistemas y recursos hídricos.

Además, para garantizar la seguridad alimentaria, el ordenamiento territorial de los asentamientos humanos, el desarrollo urbano y el manejo especial de los residuos.