Empresario alerta impacto por corrupción en Guatemala

El empresario y exembajador guatemalteco en México, Arturo Soto, advirtió hoy daños económicos a Guatemala por la crisis política derivada de señalamientos de corrupción del gobierno del presidente Otto Pérez Molina.

Soto, presidente de la Asociación de Cámaras Binacionales de Comercio (Ascabi) de Guatemala, dijo en entrevista con Notimex que la crisis política, al igual que los señalamientos de corrupción e impunidad, afectan la imagen internacional del país.

"Hablamos de la marcha de la economía, de comercio, de inversiones y todo esto es generación de empleo. Por eso nos preocupa la actual situación", afirmó Soto, exembajador de Guatemala en México.

Soto encabeza la Cámara de Comercio e Industria Guatemalteco Mexicana (CAMEX), que a su vez ejerce la presidencia de turno de la Ascabi que agrupa a 11 cámaras de comercio binacionales.

La Ascabi está integrada por las cámaras de Alemania, Canadá, China, El Salvador, España, Estados Unidos, Francia, India, Italia, México y Taiwán, países que representan la mayor parte del comercio exterior y de la inversión extranjera en Guatemala.

El presidente de la Ascabi dijo que la situación imperante puede incidir de manera negativa en el comercio y en la estabilidad macroeconómica del país.

El gobierno de Pérez Molina enfrenta una crisis por escándalos de corrupción que motivaron la renuncia el 8 de mayo de la vicepresidenta, Roxana Baldetti, fundadora del partido gobernante.

Esta semana se marcharon, también por sospechas de irregularidades en su gestión, los ministros de Energía y Minas, Erick Archila, Gobernación, Mauricio López Bonilla, y de Ambiente y Recursos Naturales, Michelle Martínez, entre otros.

Nuevas investigaciones sobre corrupción llevaron a la captura el 20 de mayo de los miembros de la junta directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), acusados de un contrato irregular por 15 millones de dólares con una farmacéutica.

El presidente del IGSS, Juan de Dios Rodríguez, uno de los funcionarios más allegados a Pérez Molina, y el titular del central Banco de Guatemala (Banguat) y de la Junta Monetaria, Julio Roberto Suárez, nombrado por el gobierno, figuran entre los detenidos.

Movilizaciones sociales sin vínculo con la oposición exigieron la renuncia del presidente Pérez Molina -cuyo mandato finaliza el próximo 14 de enero-, de diputados y magistrados de justicia.

La Ascabi, enfatizó Soto, apoya la lucha contra la impunidad y la corrupción, pero se deben fundamentar las acusaciones y esclarecer los hechos pues se puede dañar la imagen de las instituciones y de la economía nacional.

Dijo que "la investigación y persecución del crimen por parte del Ministerio Público es muy importante", sin embargo "no deja de preocuparnos la captura del presidente del Banguat porque eso sí causa olas (impacto) a nivel internacional".

Una de las instituciones que se ha mantenido al margen de los vaivenes de la política y de los escándalos es el Banguat, que además goza de prestigio a nivel internacional, y si ahora hay un proceso penal contra su presidente "no deja de ser complicado", afirmó.

"Está bien que se haga la investigación, está bien que se procese a las personas responsables pero, insisto, si no se hace la investigación correcta es muy peligroso", expresó Soto.

Reiteró que Guatemala, la mayor economía de Centroamérica, "está muy bien calificada porque la macroeconomía está bien, y eso se le debe al Banguat", por eso preocupa la captura del presidente del banco central que puede afectar.

Soto abogó por la pronta solución de la crisis política y resultados en la lucha contra la corrupción y la impunidad, para evitar el impacto en las actividades comerciales y económicas del país.