Pide Rusia inspección cuidadosa para evitar escenario iraquí en Siria

El gobierno de Rusia pidió hoy "investigar cuidadosamente" cualquier reporte sobre un presunto uso de armas químicas en el conflicto en Siria, para evitar la repetición del "escenario iraquí".

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, apeló este martes a la comunidad internacional a ser cautelosos ante las recientes acusaciones sobre uso de armamento químico contra la población civil siria por parte del régimen y los rebeldes.

"Creemos que cualquier reporte concreto de que se utilizaron armas químicas o de que existen sospechas concretas de ello, debe ser investigado de inmediato por expertos en el terreno", declaró Lavrov en una conferencia de prensa.

El canciller ruso afirmó que no se debe repetir en Siria el "escenario iraquí", en el que las sospechas "no confirmadas" de que el régimen de Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva fueron suficientes para lanzar la invasión.

"El gobierno sirio ha confirmado su disposición a recibir a expertos que investigan un incidente y a recibirlos en cualquier lugar de Siria si hay información específica de que podrían haber sido utilizadas armas químicas", añadió.

Lavrov, quien habló ante la prensa tras una reunión del Consejo Rusia- OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) en Bruselas, refirió retrasos en el envío de una misión de las Naciones Unidas (ONU) para investigar los informes sobre el uso de ese tipo de armas.

Estimó que esos retrasos son "un intento de politizar la cuestión" y forzar un "escenario iraquí" en Siria, de acuerdo con despachos de la agencia rusa de noticias RIA Novosti.

El mes pasado, el gobierno sirio y los rebeldes se acusaron mutuamente de utilizar armas químicas en un incidente ocurrido en la localidad de Khan al-Assal, en la norteña provincia de Aleppo.

Según oficiales de la ONU, un equipo de expertos internacionales fue despachado a Siria para investigar el incidente, pero permanece en Chipre a la espera de permiso para entrar al país, ya que las autoridades sirias rechazan que indaguen otros reportes similares.

La semana pasada, Reino Unido y Francia dijeron al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, tener evidencia confiable, basada en muestras de suelo y declaraciones de testigos, de que las fuerzas del régimen sirio usaron armas químicas contra los civiles.

Refirieron dos sitios cercanos a Damasco, el pasado 19 de marzo, y uno en la ciudad de Homs, el 23 de diciembre anterior.

Apenas el pasado martes, un oficial militar de Israel afirmó que las tropas de al-Assad utilizaron armas químicas contra los rebeldes en varias ocasiones y explicó que basó su evaluación en la evidencia visual de los presuntos ataques.

La confirmación de estos informes podría unir a la comunidad internacional hacia un punto más cercano a la intervención militar directa en el conflicto sirio, que amenaza con extenderse a las fronteras con los países vecinos.

Se cree que Siria posee grandes reservas de gas mostaza y gas sarín, un agente nervioso altamente tóxico.