Siria hace retroceder al Estado Islámico de antigua ciudad de Palmira

El Ejército sirio hizo hoy retroceder a los yihadistas del Estado Islámico (EI) de las zonas que habían ocupado en la histórica ciudad siria de Palmira, tras cuatro días de intensos combates entre ambos bandos que dejaron casi 300 muertos.

Las fuerzas del régimen de Bashar al Assad, apoyadas por los ataques aéreos lanzados por la aviación, expulsaron a los yihadistas de la localidad de Al Ameriyé y de las colinas que rodean la ciudad de Palmira, en la provincia de Homs, reportó la agencia de noticias SANA.

El gobernador de la provincia de Homs, Talal al Barazi, leal a al-Assad, también informó del retroceso de los combatientes del EI, que el sábado lograron hacerse con el norte de la ciudad y avanzar hacia las ruinas de Palmira.

Al Barazi señaló que el ejército está "todavía peinando las calles por las bombas", pero que la situación en la ciudad y sus alrededores está en calma.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) confirmó los avances de las fuerzas leales al régimen sirio en Palmira, sin embargo lamentó la muerte de cerca de 300 personas desde que el EI lanzó el miércoles pasado su ofensiva contra la ciudad.

Entre los fallecidos figuran 123 soldados y milicianos leales al régimen de al-Assdad, 115 yihadistas y 57 civiles, muchos de ellos ejecutados por el EI tras ser acusados de colaborar con el gobierno, según el OSDH.

Palmira es uno de los seis sitios sirios inscritos en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), junto a los cascos viejos de Alepo, Damasco y Busra.

En su web, la UNESCO explica que "el oasis de Palmira alberga las ruinas monumentales de una gran ciudad que fue uno de los centros culturales más importantes de la antigüedad".

Las ruinas de la ciudad, sede del Imperio de Palmira bajo el reinado de Zenobia, en el siglo III, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980.