Empresas emprendedoras llegan a convertirse en pymes y a dar empleo

De acuerdo con Enactus, desarrollador global con presencia en 36 países, hay pequeños negocios emprendedores que se convierten en empresas o fábricas de autoempleo.

Jesús Esparza, vicepresidente de la firma, comentó a Notimex que un número importante de casos de éxito alcanza mayores tamaños y alcance.

En algunos casos, estos pequeños negocios nacen como programas de emprendimiento y al cabo de cinco años, e incluso menos, llegan a superar uno o dos etapas hacia arriba.

"Se trata de estar detrás de la compañía, ir en acompañando para que se conviertan en pyme, a que califique a pyme. Empezamos acompañando o protegiendo a las microempresas, dentro de cierta esquema, donde califica la antigüedad", dijo.

El objetivo, sostuvo, es que los pequeños negocios vayan desarrollándose para alcanzar el siguiente nivel y mayor impacto.

Añadió que en promedio permanecen de tres a cinco años, en su primera etapa; en algunos casos, se llevan cinco años para llegar al segundo nivel, pero ya emplean a 20 personas, y trascienden el ámbito familiar. "Algunos dan empleo a mujeres", destacó Esparza.

Señaló que aun cuando el apoyo a emprendedores existe en todo el país, más del 50 por ciento de estos programas de asesoría tienen una tendencia del centro hacia el sur.

En cinco años, la fundación Enactus ha apoyado a emprendedores dando capacitación diferente. La mayoría provienen del centro y sur del país, aunque hay un número importante de apoyos en el Valle de México.

El programa de emprendedores trabaja con pequeños empresarios de Oaxaca y Chiapas con una serie de acciones para emprendedores e, incluso, algunos productos se comercializan a través de una cadena departamental.

La firma inició su historia como desarrolladora de emprendedores a principios de la década de los años 80, en Estados Unidos, y en México ha impulsado a pequeños negocios a través de apoyos en su desempeño, que corona con premios anuales, en monetario y capacitación.

El directivo comentó que en la actualidad hay la tendencia en que emprendedores (manufactura artesanal y agronegocios) producen o fabrican algún producto, como es café. Es el caso de los estados de Oaxaca, Veracruz y San Luis Potosí.

Estos resultados, destacó, han derivado en un fenómeno positivo como el arraigo. "Ya hay una serie de impactos, a primera vista, de este tipo de proyectos que tienen impacto social que es fundamental para las poblaciones", dijo.