Con comida y música celebran a la cultura mexicana en Buenos Aires

Una multitud celebró hoy la cultura mexicana en Buenos Aires, en una soleada tarde otoñal en la que el centro de la ciudad se colmó de puestos ambulantes de tacos, tortas, tamales, quesadillas y tortas de cochinita pibil, saboreados al son del mariachi.

La comida fue el principal atractivo de una fiesta que también tuvo música, pues en el escenario desfilaron los tradicionales mariachis, bandas de rock, jazz y bailarines de música típica mexicana que mostraron cómo se zapatea "El son de la negra" o "El jarabe tapatío".

Desde temprano, la tradicional Avenida de Mayo se transformó en una especie de mercado ambulante, luego de que los principales restaurantes de cocina mexicana instalaron sus stands con nombres que apelaban a personajes a personajes o lugares mexicanos.

"El Charro Negro", "Doña Florinda", "Mac Taco", "La Chiripiorca", "Tequila y Tacos", "Noches Mexicanas-Casa Aristóbulo", "Aztlán", "Sabor a México" y "Delicias y Sabores Mexicanos", fueron algunas de las firmas en las que se formaron largas filas de comensales.

También estuvieron "La Fábrica del Taco", "Lupita", "Gabrielate", "El Rey del Taco", "Las Mexicanas", "Itacate Catering y Productos Mexicanos", "Salsas La Milagrosa" y "María Félix".

No hubo un solo puesto que no estuviera desbordado de clientes, lo que demostró la cada vez más creciente popularidad de la gastronomía mexicana en un país que se está acostumbrando a saborear el picante y a descubrir el original e incomparable sabor de la tortilla de maíz.

"Por fin comemos como la gente: parados y en la calle", celebraba a modo de broma Sofía Álvarez, una estudiante mexicana de 23 años que radica desde hace ocho meses en Buenos Aires y que extrañaba una de las costumbres gastronómicas que definen la cultura mexicana.

Como ella, miles de mexicanos y de argentinos que han visitado México disfrutaron sus tacos de carne, mole con pollo, cochinita pibil, o al pastor, de pie y con la mano, mientras otros se acercaban a los puestos de dulces e incluso al de libros que instaló el Fondo de Cultura Económica.

La artesanía mexicana, altamente cotizada en Argentina, estuvo representada por vendedores de cazuelas, platos y ollas de barro, saleros de talavera, corazones metálicos, piñatas, bolsas de mercado con la imagen de Frida Kahlo y molcajetes.

Entre la muchedumbre, destacaban los hombres que cubrían su rostro con máscaras de luchadores, y mujeres que ostentaban blusas con bordados de pueblos tradicionales mexicanos, o personas que se identificaron con camisetas de la selección nacional de fútbol.

El éxito de esta segunda edición del festival "Buenos Aires celebra México" es resultado del trabajo conjunto realizado por la asociación civil Mexicanos en Argentina (Menar), la embajada mexicana, la Dirección General de Colectividades de esta capital y diferentes empresas patrocinadoras.

En ese sentido, la presidenta de Menar, Ana Cecilia Pujals, aseguró que el festival tiene como sello distintivo la pasión "porque los mexicanos somos muy nacionalistas, estamos muy orgullosos de lo que somos, nos gusta enseñar y compartir nuestra cultura".