Federer aplasta a Wawrinka y se cita con Djokovic en final de Roma

En choque cien por ciento suizo, Roger Federer barrió a Stanislas Wawrinka en menos de una hora y fijó cita para definir al rey del Masters 1000 de Roma contra el serbio Novak Djokovic, quien hizo sus deberes ante el español David Ferrer.

"Nole" buscará revalidar sus puntos como campeón defensor, así como llevarse el trofeo a casa por cuarta ocasión, mientras que el helvético pretende capturarlo por primera vez, en lo que será su cuarta aparición como finalista en el Foro Itálico.

"Su Majestad" no se tocó el corazón para mostrarle la puerta de salida a su compatriota en apenas 55 minutos de acción por parciales de 6-4 y 6-2.

"Stan" pasó de estar 3-0 arriba a perder 11 de los 13 "games" que siguieron, con un desastroso desempeño en el segundo saque, con el cual sólo se embolsó seis de los 18 puntos que puso en juego y encima entregó su saque en cuatro ocasiones.

Por su parte el nacido en Belgrado empleó una hora y 35 minutos para despachar a "Ferru" por doble 6-4, en un encuentro en el que escapó de las tres chances de rompimiento que tuvo el valenciano.

La clave estuvo en un quiebre temprano en la manga inicial y otro más para sellar exitosamente el segundo rollo que, hasta el 4-4, parecía que no tendría más remedio que solucionarse mediante un "tie break".

Este domingo se vivirá la batalla número 39 entre ambos, con ventaja de 20-18 para el de Basilea y de 4-3 también para él cuando se han medido sobre polvo de ladrillo, y los dos tendrán la consigna de adjudicarse su título número 24 en esta clase de certámenes.

En juego estará la racha de 25 victorias en fila para "Djoker" en eventos de esta categoría y de 21 si se cuenta cualquier certamen, ya que la última vez que sucumbió fue el pasado 28 de febrero en la final de Dubai, justamente ante Federer.

En cambio el ex número uno del mundo pretende conquistar uno de los dos Masters que le faltan en su vasta vitrina, pues además de que se le ha negado la gloria sobre la arcilla romana, también se ha quedado con las ganas de levantar el cetro en Montecarlo.