El pintor Walasse Ting celebró la belleza en sus coloridas obras

El pintor chino-estadounidense Walasse Ting es recordado a cinco años de su muerte, ocurrida el 17 de mayo de 2010, por la frescura y el colorido de sus obras las cuales constituyen una celebración a la belleza y al mundo natural.

De acuerdo con la página www.circulodelarte.com, Walasse Ting, quien nació el 13 de octubre de 1929, fue un artista esencialmente autodidacta, que tras sus primeros pasos en la Shanghai Art Academy y Hong Kong abandonó el continente asiático para afincarse en Francia.

En París entabló amistad con diversos miembros del grupo vanguardista CoBrA, que pretendía acercar el arte a todos los estratos de la sociedad.

En la década de los 70 resultó esencial para la definición del estilo pictórico de Ting. Su obra, producto de una personal figuración de serena e intensa sensualidad oriental, constituye una auténtica celebración de la belleza y del mundo natural.

La figura femenina, especialmente los desnudos, las flores, las plantas y los animales protagonizan sus cuadros, donde aparecen esbozados con trazo delicado y bañados en una orgía de refinados colores.

Ting llegó a Nueva York en 1958, en el pleno apogeo del periodo expresionista abstracto; se hizo amigo del artista estadounidense Sam Francis (1923-1994), quien tuvo una gran influencia en su obra y fue como comenzó a aplicar el "pop art" en sus obras.

Comenzó como un artista del arte abstracto, pero la mayoría de sus obras desde mediados de los años 70, se le había denominado figuratismo popular, que consiste en obras con aplicación de colores en grandes áreas pintados con colores acrílicos.

En 1970 Ting desarrolló su estilo del que sería distinguido, en donde usaba pinceladas caligráficas chinas para poder definir los contornos y llenando de color las áreas planas con pintura acrílica vívida, de acuerdo con el portal "delaive.com".

En sus obras se concentró brevemente con técnicas abstractas, y poco a poco adoptó una forma de representación en una continua expansión; sus obras coloridas y extravagantes son unas de las más admiradas en el figuratismo popular.

Sus obras son una mezcla única de colores fluorescentes brillantes infundidos por el aprecio del placer sensorial del mundo natural, pero además de realizar arte abstracto con pintura, también trabajó en la dirección creativa para teatro, enseñanza y docencia.

También escribió libros de poesía, entre los que destaca "Roja Boca", que contiene reproducciones de 428 pinturas y 33 dibujos en blanco y negro.

Después de 20 años en Nueva York, se trasladó a Ámsterdam, donde tuvo un amplio estudio, y a pesar de que se separó de sus raíces chinas, decía que los árboles y lso canales de la ciudad, le recordaban al lago del oeste de Hangzhou, viajó a distintos países en busca de colores exóticos.

Ting tuvo más de 60 exposiciones en principales galerías y museos alrededor de todo el mundo, escribió 13 libros y obtuvo el Premio Guggenheim Fellowship como dibujante en el año 1970.

Entre sus obras destacan el libro "One Cent Life" (1964), un portafolio con 62 litografías de 28 artistas, sus obras pueden apreciarse en colecciones de distintos museos como Museo Solomon, Museo de Arte Moderno en Nueva York, Instituto de Arte de Chicago, Tate Moder en Londres.

En 2002 el artista sufrió en una hemorragia cerebral que supuso el fin de su carrera artística y lo mantuvo recluido en una residencia hospitalaria de Holanda, hasta el día de su muerte, el 17 de mayo de 2010.