Cineteca evoca legado de Aram Khachaturian con proyección de filme

El legado musical del legendario compositor armenio Aram Khachaturian fue evocado anoche en la Cineteca Nacional, con la exhibición, por única ocasión, del documental "Khachaturian" (2003), dirigido por Peter Rosen.

La presentación de este docudrama de 83 minutos de duración estuvo a cargo del productor y escritor neoyorquino Robert Kuhn y su esposa, la pianista de origen libanés Dora Serviarian Kuhn, quienes comentaron con el público detalles sobre la realización de este filme, reconocido con el Hollywood Film Award 2003.

También estuvo presente el director general de la Cineteca Nacional, Alejandro Pelayo, y el Embajador de la República de Armenia en México, Grigor Hovhannisyan, quien aseguró que se trata de una película "muy importante, cultural y artísticamente (...) Un documental que cuenta con un drama bastante fuerte".

De acuerdo con información difundida por la Cineteca, "Khachaturian" es un filme narrado en primera persona por el actor y guionista armenio Eric Bogosian, y cuenta con locaciones de Armenia, Georgia, Rusia y Estados Unidos.

A través de un leguaje ágil pondera la vida y la trayectoria del mítico compositor originario de Tbilisi, quien en su momento fue tachado de anti revolucionario por el régimen de Stalin, al igual que otros compositores de la época como Dmitri Shostakovich y Sergei Prokofiev.

El documental cuenta con material de archivos procedente de los acervos armenios sobre el artista y se nutre de testimonios obtenidos de entrevistas con amigos, colegas y familiares del compositor.

Las imágenes van desde la extensa cobertura del funeral de Estado celebrado por la muerte del artista en 1978, hasta diversas visitas a la casa del compositor en las que conversa con el hijo y el sobrino de Khachaturian.

Ningún otro pianista ha viajado por el mundo interpretando tantas veces el "Concierto para Piano", de Khachaturian, como lo ha hecho Dora Kuhn, quien comentó que el propósito de esta película fue presentar la música del artista y el devenir de su carrera.

Por su parte, Robert Kuhn señaló que el filme exigió cinco años de realización, toda vez que hubo que escarbar en archivos históricos y conseguir el testimonio de distintas personas allegadas al artista, así como de especialistas sobre su obra.

Para el productor, el filme "realmente refleja la pasión de mi esposa por la música, por Khachaturian y sus raíces armenias", aseguró.

Los Kuhn establecieron una fundación en honor del compositor armenio y fue así que decidieron realizar este filme.

Aunque ha sido parte de diversos festivales internacionales de cine como Biarritz, Haifa y Montreal, la cinta sólo se encuentra disponible en DVD.