Uno de cada tres mexicanos padece hipertensión, la mayoría lo ignora

En México uno de cada tres adultos padece hipertensión arterial, pero la mayoría lo desconoce, por tratarse de una enfermedad asintomática, de ahí que se le considere "el asesino silencioso".

Se trata de una de las patologías de mayor frecuencia en la nación, un 30 por ciento de la población, y los pacientes diagnosticados y controlados no rebasan el 25 por ciento; no obstante, la mayoría está descontrolada y a la larga muere, explicó el especialista Alberto Lifshitz Guinzberg.

"Si en nuestro territorio la principal causa de decesos son las enfermedades cardiovasculares, buena parte de los afectados fue hipertenso", detalló el titular de la Secretaría de Enseñanza Clínica, Internado y Servicio Social de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Con motivo del Día Mundial de la Hipertensión, que se conmemora el 17 de mayo, Lifshitz Guinzberg mencionó que este padecimiento es asintomático y todos los órganos pasan por un deterioro progresivo, en particular los vasos sanguíneos.

Agregó que es el principal factor de riesgo asociado al infarto al miocardio, accidente cerebrovascular y falla renal, afecciones con alta mortalidad en México; pero si se identifica y se proporciona un tratamiento adecuado, se contribuye a evitar los padecimientos derivados.

El problema de la hipertensión es que el paciente no siga la adherencia terapéutica o apego terapéutico; es decir, el tratamiento de acuerdo con las instrucciones del médico.

El universitario indicó que se desconocen las causas que la originan, pues existen muchas hipótesis al respecto, como que se trata de una enfermedad más urbana que rural.

También se asocia al estrés, aunque muchos hipertensos estén tranquilos, y para prevenirla se debe mantener un peso adecuado, comer sano, no abusar del consumo de sal y hacer ejercicio.

En lo referente a la efeméride, resaltó su trascendencia por tratarse de una oportunidad para recordar a la población la importancia de medir su presión arterial, aunque no se padezca este mal, pues es la única manera de detectarlo.

"La gente debe estar consciente de que a cualquier edad y aunque se sienta bien y no tenga obesidad o sobrepeso podría ser hipertensa".

La buena noticia es que puede tratarse y si se hace en forma oportuna se restituye la esperanza de vida; sin embargo, muchas personas dejan de lado el tratamiento porque se sienten bien o debido a los efectos colaterales de los medicamentos.