BID reporta marca en remesas a Latinoamérica y Caribe en 2014

Las remesas de dinero a Latinoamérica y el Caribe alcanzaron un nivel histórico de 65 mil 400 millones de dólares en 2014, luego de un quinquenio de restricciones, reveló hoy el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La cifra representó un incremento de 5.3 por ciento respecto a 2013, aunque se ubicó por debajo del promedio de los aumentos sostenidos antes de la crisis financiera de 2008, según un informe elaborado por el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), dependiente del BID.

El reporte mostró que México, Centroamérica y el Caribe mostraron respectivos crecimientos positivos de 8.0, 7.4 y 6.3 por ciento, mientras que Sudamérica experimentó una reducción de uno por ciento en estos flujos.

El FOMIN indicó que el incremento en las remesas en 2014 fue consistente con los patrones migratorios de la región observados en los últimos años, principalmente dirigido hacia Estados Unidos.

Hizo notar que el comportamiento de estos flujos respondió a mejoras en los mercados laborales, tanto en Estados Unidos, destino principal de esta emigración y que muestra un crecimiento en su economía, como en España.

A partir de las previsiones económicas para Estados Unidos, España y los países latinoamericanos y del Caribe para este año, el FOMIN estimó que es posible que en 2016 se mantenga este aumento de las remesas y rebase el nivel de 2014, con un incremento de entre siete y ocho por ciento.

Agregó que en un mercado con un alto nivel de competencia como es el de las remesas, "la industria se verá en la necesidad de continuar innovando y ampliando las modalidades de envío y recepción de estos fondos".

"La tecnología, incluyendo internet y telefonía móvil, que son canales cada vez más utilizados para facilitar estos pagos, son una oportunidad para expandir su acceso", explicó.

Agregó que estas vías también permitirían acceder a "otros productos y servicios financieros que contribuyan a disminuir la vulnerabilidad económica de los clientes de remesas en la región", apuntó.

Para ello recomendó contar con un ambiente regulatorio propicio y mayor información disponible "que permita a los distintos actores entender mejor la dinámica del mercado para poder innovar, y ofrecer productos y servicios adaptados a los usuarios finales".