"El gran pequeño", una historia americana hecha por mexicanos

Este viernes 15 de mayo más de mil pantallas recibirán la historia de "El gran pequeño" (Little boy), una película que tardó más de 5 años en concretarse y que según su productor, el mexicano Eduardo Verástegui, refleja un mensaje universal.

"Es una película que posee una historia americana con un mensaje universal hecha por mexicanos, y que habla sobre el poder de la fe. Setenta años después de la bomba 'little boy' que destruyó Hiroshima, llega esta proyectil de amor y creo que el propósito es volver a ser niños otra vez", destacó en conferencia de prensa.

Distribuida por Videocine, la cinta, que contó con un presupuesto de 26 millones de dólares y que en un 90 por ciento es de aporte mexicano, se filmó en los estudios Baja en Rosarito, bajo la dirección de Alejandro Monteverde, quien junto a Verástegui, logró reunir a un elenco de actores de primer nivel alrededor del debutante Jakob Salvati.

"Siempre que escribes una historia tienes un actor en mente, como me pasó con Emily Watson, a quien le mandamos el guión y le interesó, luego quisimos filmar en México en un momento que era complicado pero al final, se nos unieron actores como Tom Wilkinson, Michael Rapaport o Kevin James, aunque el principal es Jakob", destacó el director y guionista.

Salvati fue elegido entre más de mil niños que audicionaron y, aunque originalmente él no asistió a la prueba, si conquistó el corazón de Monteverde, quien está orgulloso de su decisión pues el chico de 11 años que filmó la película a la edad de 7, realizó un gran papel.

"Fue el primer instinto e intentamos negociar con juguetes, al final le expliqué que esta cinta era más de él que mía y lo vi madurar, Jakob es uno de los niños más maduros que he conocido en la vida y empezó a entender la importancia de su papel", señaló.

El pequeño actor por su parte, comentó: "Al principio tenía mucho miedo porque era demasiado para mi, soy solo un niño pequeño y quería irme a casa, y luego pensamos en lo de los juguetes y así obtuve muchos, pero estoy muy feliz porque es una película que está alrededor del mundo".

La idea de realizar una película de corte mundial con elenco internacional vino de la amistad de Verástegui y Monteverde, dos tamaulipecos que quisieron hacer proyectos de calidad y enaltecer la labor de los latinos en Estados Unidos.

"Nos dimos cuenta de que los latinos en Estados Unidos hemos sido estereotipados de manera negativa. Hay mucho que hacer, muy pocas veces vemos a los latinos representados de manera positiva en la pantalla, prometimos no trabajar en proyectos que denigraran nuestra condición y hacer películas que eleven la dignidad de la gente y el intelecto de la audiencia".

"Nuestra expectativa es que cuando vean la película, vayan llenos de esperanza porque vivimos en un mundo muy difícil y es lo que nos motivó a integrar la productora de cine para hacer este proyecto", aseguró Verástegui.

La película cuenta la historia de un niño cuyo padre tiene que ir a la Guerra, vive una infancia de abusos de la que sale adelante a través de la magia y la fe, por lo que el filme intenta dar el mensaje de que es posible cumplir cualquier sueño.

"La inspiración era contar la historia de aquellos que tienen todas las cosas en contra, es un relato que explora las batallas de los tamaños, que te reta a creer en lo imposible".

"Queríamos explorar las armas de este personaje que tiene todo en contra, y más si es un niño que tiene el poder de la imaginación y la fuerza de creer. Es una película de amor", concluyó el director.