Delator acusa a gobierno brasileño de conocer corrupción en Petrobras

Un importante delator del caso de corrupción en la petrolera estatal Petrobras acusó hoy al gobierno brasileño de conocer la trama de desvío de dinero desde la empresa, en una declaración realizada en comisión parlamentaria.

El cambista Alberto Youssef, imputado por participar en el esquema de corrupción, dijo este lunes a parlamentarios brasileños que "confirmaba" que la operativa para desviar recursos desde Petrobras para partidos políticos, comisionistas y directores de la empresa era conocida por el Palacio del Planalto, sede de la presidencia brasileña.

Youssef, quien tras ser denunciado se tornó delator de la Justicia a cambio de una remisión o reducción de la pena, dijo que al menos dos ministros en la anterior administración de la presidenta Dilma Rousseff conocían lo que sucedía en Petrobras.

"Recuerdo que el tema de los desvíos de dinero] fue conversado con Idelli Salvatti (exsecretaria de Relaciones Institucionales] y con el secretario general de la presidencia, Gilberto Carvalho", dijo la fuente, que señaló sin embargo que "no tiene pruebas".

Preguntado específicamente sobre si el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva y Rousseff conocían la trama de corrupción, Youssef dijo que "en su opinión, sí".

La declaración se produce en el contexto de una ronda de declaraciones de testigos y acusados prevista esta semana en el marco de la investigación parlamentaria para esclarecer lo ocurrido en la petrolera estatal Petrobras.

En curso desde abril de 2014, la Operación Lava Jato ("Operación Limpieza", en portugués) investiga el desfalco de miles de millones de dólares desde la petrolera estatal.

Considerada por el fiscal general de Brasil como el mayor caso de desvío de dinero de la historia del país, decenas de empresas y ejecutivos ya fueron imputados, mientras 54 políticos -entre ellos los presidentes del Congreso y del Senado- son investigados por su supuesta implicación.

La petrolera estatal brasileña -cuya actividad supone en torno al cinco por ciento de Producto Interno Bruto (PIB) del país- presentó hace dos semanas su balance de cuentas de 2014 y admitió que dos mil millones de dólares fueron desviados ilícitamente de la empresa.