Indocumentadas detenidas piden a Obama segunda oportunidad

Unas 30 mujeres indocumentadas detenidas con sus hijos en un centro federal en Texas pidieron hoy al presidente Barack Obama una segunda oportunidad y ser liberadas, mientras promotores de la reforma migratoria solicitaron el fin de esta política.

En una carta enviada a Obama y dada a conocer aquí, las mujeres solicitaron refugio humanitario y que sus hijos tengan la oportunidad de convertirse en hombres y mujeres de provecho, citando la difícil situación de seguridad en sus países, la mayoría en Centroamérica.

"Le pedimos que nos libere y que nos dé refugio. Por favor denos una oportunidad para demostrar que somos madres honestas, responsables y trabajadoras. Queremos que nuestros hijos sean futuros hombres y mujeres de bien para la sociedad, pero necesitamos de su ayuda", indicaron en su misiva.

La carta precedió dos huelgas de hambre llevadas a cabo por las mujeres en el centro de detención de Karnes Texas, la primera en marzo y la segunda en abril pasados.

La mayoría de las mujeres han estado retenidas en esas instalaciones durante nueve meses y están en espera de una audiencia final de deportación, que dijeron temen tendrá un resultado adverso sobre su solicitud de refugio.

"No dormimos pensando en tanto problema. Nuestros hijos no comen, no quieren ir a estudiar y se sienten mal cuando ven que llegan cientos de familias y luego se van de esta detención", dijeron aludiendo a aquellas familias que han sido deportadas.

Esther Portillo, de la agrupación Families for Freedom, que dio a conocer aquí el contenido de la carta, dijo que aunque el tema es complicado, existe la expectativa de que el mandatario pueda atender a partir de la reciente orden de una juez contra la detención de estas familias.

Portillo explicó que la juez Dolly Gee, de una corte federal de distrito en California ha urgido tanto al gobierno como a los abogados defensores de estas familias encontrar una solución en torno a lo que calificó como "condiciones restrictivas", sobre estas detenciones.

"Tenemos esperanza de que por medio de esta negociación y la presión de la comunidad y de las mamás, podamos llegar a un acuerdo que resulte en la liberación de estas familias", dijo en entrevista frente a la Casa Blanca.

Portillo indicó que varias agrupaciones promotoras de la reforma migratoria, incluyendo la suya, reiteraron además su llamado al mandatario para que se ponga fin a la política de detención de familias de inmigrantes indocumentados.

En su carta, las mujeres expresaron su frustración por su prolongado encarcelamiento y el de sus familias, al considerar que su detención constituye un castigo que no corresponde a su falta.

"Sentimos que nos tratan como si fuéramos peores que criminales porque no nos dan derecho a nada", señalaron.