Destacan en Venezuela condena del Senado brasileño contra Maduro

La reciente condena del Senado de Brasil contra la existencia de presos políticos en Venezuela es una nueva muestra de la creciente preocupación sobre los derechos humanos en el país petrolero, dijo hoy el opositor diputado Ángel Medina.

"Cada día se evidencia que en Venezuela hay presos políticos (...) hay un gobierno de corte no democrático, y eso es cada vez más evidente para los parlamentos y gobiernos", declaró Medina a Notimex.

El diputado por el liberal partido Primero Justicia (PJ), recordó que a esta condena se le suma la de más de 30 expresidentes del mundo y numerosos parlamentos en Iberoamérica, una muestra de la preocupación de la región por los derechos humanos.

"Más allá de los esfuerzos que haga el gobierno y los personeros de este régimen, hay algo que es evidente para todo el mundo, para expresidentes, gobierno y parlamentos, que es que en Venezuela se violan los derechos humanos", denunció el legislador.

Sin embargo, Medina contrastó la condena de numerosos parlamentos de la región con la postura de los presidentes que dijo, "son muy tímidos y muy tibios frente al proceso no democrático que sucede en Venezuela" para evitar roces con el gobierno.

El Senado brasileño votó la semana pasada una resolución en la que condenaba la existencia de "presos políticos" por parte del gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, quien rotundamente niega que en Venezuela existan prisioneros de conciencia.

El "voto de censura" se produjo durante la visita a Brasilia de las esposas de los detenidos líderes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma, quienes denunciaron la violación de los derechos humanos a las que los disidentes son sometidos.

Por su parte, el defensor del pueblo venezolano, Tareck William Saab, también viajó a Brasil y condenó el "voto contra Venezuela", como una acción "antidemocrática y en contra de los derechos humanos".

Medina destacó que el cargo de Saab como Defensor del Pueblo "es una muestra de la falta de independencia de los poderes públicos", ya que anteriormente se desempeñó como diputado y gobernador, por el chavismo.

"El defensor del pueblo viene de ser diputado y gobernador por el partido de gobierno, nada extraña que él defienda al gobierno (...) Eso no debería ser, la lógica y la Constitución dicen que los poderes públicos deben ser independientes", argumentó.

Medina, politólogo de profesión, sostuvo que a pesar del esfuerzo diplomático y comunicacional del gobierno, en el resto del mundo es cada vez más evidente que Venezuela atraviesa una grave crisis.

"No se puede tratar con un simple mecanismo comunicacional tapar la grave crisis política, económica y social que vive Venezuela", recalcó Medina, quien calificó como "evidente" el deterioro de la imagen del gobierno de Nicolás Maduro en el exterior.