Trabajar y valerse por sí misma, la mejor decisión: madre zacatecana

La triple jornada es un hecho cotidiano que Antonia Yessenia Acuña Rincón conoce muy bien. Y aunque no es fácil, ella todos los días desarrolla su papel de madre, estudiante universitaria y trabajadora.

Considera que separarse de su marido fue la mejor decisión de su vida. Tras casi 20 años de matrimonio y de dedicarse exclusivamente a la crianza de sus tres hijos e hija, los conflictos maritales la llevaron a separarse de "un hombre bebedor y golpeador", comenta.

Tomar la determinación no fue sencillo, máxime porque ella nunca había trabajado ni tenía estudios, pues se casó a los 16 años de edad.

Además, su hija Yessenia Martina Hernández Acuña, hoy de 24 años, de bebé tuvo meningitis, enfermedad que causa la inflamación del tejido delgado que rodea el cerebro, y eso le dejó como secuela un leve retraso mental.

Pese a la incertidumbre y miedo que le causaba enfrentarse sola a la vida, hace seis años que se separó de su esposo por el bien de su hija y de sus hijos Pedro Edgar Guadalupe, que ahora tiene 26 años; Samuel Alejandro, de 19: y Kevin Israel, 10.

Poco antes de que llegara la separación marital, su esposo ya no le daba dinero y por ello tuvo la necesidad de buscar trabajo, el cual consiguió como afanadora en la Secretaría de las Mujeres.

Laborar en gobierno del estado, tener contacto con profesionistas y lo pesado que es realizar la limpieza de las oficinas, la convenció de que lo mejor era estudiar y realizó la secundaria y la preparatoria en la modalidad semiescolarizada de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

Por las mañana se va trabajar a la Secretaría y cuando sale, después de las 15:00 horas, llega a su casa a hacer la comida y la limpieza. Atiende a sus hijos, sobre todo a la niña, a la que ayuda con sus tareas y terapias.

Esta madre zacatecana, de 43 años, acaba de iniciar la licenciatura en Psicología, porque quiere superarse y ganar mejor, así como ser un ejemplo para sus hijos e hija. Por ello y pese al cansancio, en las tarde noches dedica de dos a tres horas al estudio y asiste a la escuela los viernes y sábados.

"Es muy difícil y cansado", pero cuando se quiere todo se puede, "así te pongan piedras gigantes" y "yo quiero salir adelante", firma quien busca alcanzar un mejor nivel de vida para ella y familia.