Julio Patán explora relación entre literatura, autores y el alcohol

La literatura mexicana en el siglo XX está hecha por "grandes bebedores" que mientras escribían, degustaban una copa de alcohol, como Efraín Huerta, José Revueltas, Ricardo Garibay y José Fuentes Mares, aseguró esta noche el escritor Julio Patán (1968).

Entrevistado a propósito de su más reciente publicación titulada "Cocteles con historia", el también periodista señaló que los autores antes mencionados tuvieron una relación con el alcohol, pero nunca "marcados a la adicción".

"Fueron protagonistas de la literatura mexicana en el siglo XX; fueron personas muy relacionadas con el alcohol, en algunos casos, muy adictivamente y tormentosa, pero en otros casos como Fuentes Mares de una manera sana y placentera", señaló.

El autor comentó que "el trabajo de escritura no se puede hacer en estado alcoholizado, es como tomar el volante, no se puede, requiere de la sobriedad total".

En "Cocteles con historia", Patán recopila más de 100 bebidas y su génesis, en el que incluye hasta las favoritas de personajes como Luis Buñuel y entre otras figuras de la cultura, como los estadounidenses Ernest Miller Hemingway y Raymond Thornton Chandler, por mencionar algunos.

En el caso del cineasta español, dijo que gustaba de varias bebidas, siendo dos sus favoritas: el Martini seco y la Buñueloni, que no es más que una variedad del Negroni, una bebida de corte italiano, muy peligrosa, elaborada con ginebra, vermut y campari.

Explicó que la idea de este libro fue de su editor Gabriel Sandoval, quien tenía en mente hacer un libro sobre entrecruzamientos entre el alcohol y la cultura.

"Me llamo a mí, a Nicolás Alvarado, y nos propuso elaborar dicho material, pero al final, Nicolás no pudo sumarse al proyecto. Al final, me hice de este trabajo en el que presento no solo cocteles, sino también varias bebidas como whisky, vodka, ginebra, etcétera, son las historias que las rodean, los personajes, el orden mismo del mismo", refirió.

Definido no como un catador, sino un buen borracho, con cierto autocontrol, Julio Patán comentó que el alcohol es un elemento disputado en la cultura, incluso más que el café.

"El alcohol en los países occidentales se consume de manera sistemática, es decir, nos pasa cerca a todos a la hora de la comida, en encuentros, la misma vida literaria se da en buena medida con unas copas, el alcohol está cerca de nosotros, permea nuestras lecturas, las películas que vemos, las obras de teatro, el mismo periódico, más que el café", consideró.

El libro propone un recorrido emocional y cultural por distintas mezclas, que se eligieron por su sabor, perfume o precio, pero también por los recuerdos que evocan a la memoria del lector.

El texto se presentará el próximo 13 de mayo en el Bar Limantour en la colonia Roma, al lado de Mariana H, el gerente del lugar, José Luis León, y el propio autor.