"Papito querido" promete diversión para toda la familia

El elenco de la puesta en escena "Papito querido" que se estrenará este 15 de mayo en el Centro Cultural Teatro II de la Ciudad de México, promete una función llena de humor que divertirá a toda la familia.

En conferencia de prensa encabezada por Humberto Zurita, director de escena; los productores Sandra Olinka y Óscar Rubí, así como los actores Luz Elena González, Ramiro Fumazoni, Eduardo Palacios e Ivonne Zurita, anunciaron que tendrán una temporada de ocho semanas.

Zurita detalló que esta obra original del veterano comediante Alberto Rojas "El Caballo", quien mantuvo esta puesta en escena durante ocho años, es una adaptación con una nueva dinámica que atiende a las necesidades del público actual.

"Han pasado mucho años desde que se hizo la obra pero la adecuamos al contexto contemporáneo puesto que hay ciertos valores que maneja la obra a nivel de moral y ética, que se han modificado en el pensamiento colectivo", expresó.

"También se hizo más corta, porque el público ya no está acostumbrado a largas horas de una obra. La presentación que haremos es de una hora con 20 minutos, y muchas risas y carcajadas", agregó.

La comedia narra la historia de "Laura" y "Ricky", una joven pareja como cualquier otra sin embargo, los padres del protagonista son conservadores y anticuados, por lo que no dejarán que su hijo tenga una relación con una mujer de padres divorciados.

Es así que "Luis", el padre de "Laura" que interpreta Zurita, hace hasta lo imposible por ayudar a su hija, incluso, vestirse de mujer, lo cual desatará una serie de confusiones y situaciones absurdas y cómicas.

Al respecto de éste personaje, que está inspirado de cierta manera en su esposa Christian Bach, detalló que ha sido divertido y complicado, además de que uno de sus mayores retos ha sido usar zapatillas de tacón.

"Ya me vestía de mujer desde antes, los domingos y sólo en mi casa", bromeó, "Mi personaje es divertido, es una loca, y aprovechando mi papel me puse los tacones, literal".

Agradeció a Javier de la Rosa por ayudarle en su transformación, pues el cambio de ropa tardó en un principio tres horas y ahora, para la obra, lo logran en ocho minutos.

Resaltó que no le causa ningún conflicto tener que vestirse de mujer, pues a lo largo de su trayectoria se ha presentado en diferentes escenarios y ha hecho uso del maquillaje.

"En el teatro es común por ejemplo, delinearse los ojos debido a las distancias, esto hace que se abra la mirada y la vuelve más expresiva al espectador, no es la primera vez que me maquillo".

Tampoco se considera escandalizado porque actualmente existen múltiples manifestaciones de hombres que utilicen elementos femeninos: "Yo soy muy respetuoso de la libertad del ser humano, que cada quien sea auténtico, verdadero, sin afectar a los demás, las preferencias sexuales no afectan a nadie".

El actor se dijo feliz por la pronta presentación e invitó al público a pasar un buen rato, "ya hemos pasado por un contexto muy triste en estos años y por eso decidí que sería bueno hacer un poco de comedia", concluyó.

Por su parte, Luz Elena comentó que esta obra le ha enseñado que hay que destacar las cosa bonitas y buenas de la vida, mientras que Fumazoni dijo que espera una buena respuesta por parte del público ya que han puesto mucho empeño en esta puesta en escena.

"Hay que destacar que la dirección de Humberto, nos ayudó mucho al hacer el cambio de la obra vieja a la adaptación, él nos apoyó con los textos, lo cual me parece importante porque estamos dirigiéndonos a un nuevo público, a gente más joven", declaró el argentino.

Los productores Sandra Olinka y Óscar Rubí coincidieron en que es importante continuar impulsando este tipo de obras para que el teatro nunca muera.