Superan meta sanitaria en huertos michoacanos de aguacate

Con 128 mil 244 hectáreas atendidas durante el año pasado se rebasó por más de 14 mil hectáreas la meta propuesta para el reforzamiento de la vigilancia y protección fitosanitaria del cultivo de aguacate en el estado de Michoacán.

Lo anterior, derivado del trabajo coordinado entre productores y autoridades del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) y del Comité Estatal de Sanidad Vegetal de la entidad, informó la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) en un comunicado.

Refiere que en el marco del Plan Michoacán, el gobierno de la República se comprometió a atender entre 2013 y 2018 unas 114 mil hectáreas para preservar la sanidad de los huertos de aguacate y, con ello, promover la competitividad y la productividad de este cultivo emblemático en ese estado.

Destaca que para superar la meta trazada inicialmente, los técnicos del Comité y de las Juntas Locales de Sanidad Vegetal, bajo la coordinación del Sénasica, realizaron, entre otras acciones, muestreos para la detección de las plagas barrenador grande del hueso del aguacate (Heilipus lauri).

Asimismo, de barrenador pequeño del hueso del aguacate (Conotrachelus aguacatae y C. perseae) y de la palomilla barrenadora del hueso (Stenoma catenifer).

Así, al rebasar en 2014 el compromiso, la Sagarpa instruyó establecer para 2015 la meta de reconocer como zona libre de barrenadores del hueso a dos mil 200 hectáreas de aguacate.

Con las acciones de la campaña contra las plagas reglamentadas del aguacatero, que lleva a cabo el Senasica a través de la Dirección General de Sanidad Vegetal, se protegen las 129 mil 500 hectáreas que han sido reconocidas como zonas libres los barrenadores del hueso del aguacate y se mantiene la vigilancia fitosanitaria.

La Sagarpa destaca entonces que se conserva el estatus en 29 municipios del estado de Michoacán: Acuitzio, Apatzingán, Madero, Ario de Rosales, Cotija, Erongaricuaro, Ciudad Hidalgo, Huiramba, Irimbo, Juárez, Los Reyes, Nuevo Paragaricutiro y Quiroga.

También de Parácuaro, Peribán, Purépero, Salvador Escalante, Tacámbaro, Tancítaro, Tangamandapio, Taretan, Tingambato, Tingüindín, Tlazazalca, Turicato, Tocumbo, Tuxpan, Uruapan y Ziracuaretiro.

De acuerdo con la dependencia, la declaratoria de zonas libres de barrenadores del hueso se traduce en la incorporación de los productores de esas regiones al programa de exportación, lo que propicia un incremento en el ingreso y la creación de fuentes de empleo.

Para el gobierno federal, añade, la sanidad e inocuidad son temas prioritarios y de seguridad nacional, toda vez que representan llevar alimentos sanos a la mesa de los mexicanos, y la llave para colocar productos agroalimentarios en los mercados de Asia, Europa y América, principalmente.