Diputados proponen panel de expertos que analicen sistema de pensiones

El presidente de la Comisión de Seguridad Social, Emilio Pereyra Ramírez, propuso que la Cámara de Diputados nombre un panel de expertos en los ámbitos económico, político y social para elaborar un diagnóstico del sistema de pensiones, sus necesidades, situación actual y requerimientos.

Asimismo, consideró necesario un diálogo abierto entre los sectores del gobierno, instituciones, organizaciones, sindicatos, partidos políticos y representantes populares, para abordar el tema de la seguridad social y las pensiones.

El diputado señaló la importancia de replantear el sistema de seguridad social de pensiones, ya que no tiene un diseño institucional para enfrentar nuevas realidades del país.

"Si no lo hacemos de manera permanente, todos los programas y diseños institucionales se quedan rezagados y no atienden las necesidades de la población", expuso.

Pereyra Ramírez destacó que en 20 años el país contará con una población de adultos mayores que requerirán otro tipo de servicios. "Las guarderías tendrán que convertirse en estancias de día, para su cuidado y atención".

Manifestó que esta comisión dejará una memoria gráfica, visual y documental para que la próxima legislatura tenga documentos de dónde partir e impulse ese profundo diálogo sobre la seguridad social y el sistema de pensiones en México.

Los retos que enfrenta la región tienen que ver con una cobertura insuficiente, dijo el representante de la Organización Internacional del Trabajo ante México y Cuba, Thomas Wissing, en su conferencia magistral "Experiencias, lecciones y panorama de las reformas de pensiones en América Latina", dictada en la sede de los diputados.

Señaló que si bien en diversos países ha aumentado el número de afiliados a los regímenes de seguridad social contributiva, a pesar de la crisis de 2008-2009, aún no es suficiente para universalizar el derecho social a una pensión.

De acuerdo con la OIT, expuso, existe una baja capacidad fiscal para alimentar los sistemas de seguridad social, pues en la mayoría de los países el ingreso por impuestos no excede 20 por ciento del Producto Interno Bruto; al mismo tiempo la alta tasa de informalidad laboral dificulta el acceso a una pensión digna.

"El reto principal consiste en encontrar la relación idónea entre sistema contributivo, capitalización individual y subsidio público", enfatizó.

México, agregó, está lejos de la tasa mínima de reemplazo estipulado por el Convenio 102 de la OIT, que es de 40 por ciento del último salario que se perciba antes de la jubilación, pues actualmente es de 27.5 por ciento, inferior al promedio mundial, que es de 30. "Tenemos el gran reto de lograr ampliar la cobertura de las pensiones".

Por lo que hace a la cobertura de seguridad social, en el país es de 30 por ciento, por lo que se debe aumentar el número de afiliados para garantizar derechos básicos, como una pensión digna, añadió.

Wissing apuntó que existe una enorme brecha de género en el acceso a una pensión, que es reflejo de las desigualdades en los mercados laborales, como es el caso de las trabajadoras del hogar.

Mencionó que en países con altas tasas de informalidad y bajos ingresos, los sistemas de ahorro privado profundizan las desigualdades y no necesariamente logran asegurar una pensión digna.

La solución a los retos de cobertura y alcance de las pensiones, dijo, está relacionada con el aumento de la cobertura de contribuyentes y la formalización del empleo, entre otros.