Volkswagen celebra asamblea en plena lucha por el poder

El mayor consorcio automotriz de Europa y el segundo en el mundo, Volkswagen, celebró hoy su asamblea general de accionistas en medio de una lucha por el poder, pero con buenas cifras y ventas por más de 222 mil millones de dólares.

"Atrás quedan días agitados", aseguró este martes el presidente del consorcio, Martin Winterkorn, durante la Junta General de Accionistas celebrada en la ciudad alemana de en Hannover.

Esta es la primera vez en más de una década que al encuentro no acude el patriarca de Volkswagen, Ferdinand Piëch, quien renunció en fecha reciente como presidente del Consejo de Vigilancia, al abrirse una lucha de poder en el consorcio automovilístico.

Luego que Piëch presentó su dimisión, a él se sumó la renuncia de su esposa Ursula, tras el enfrentamiento entre el patriarca de la empresa automotriz y el actual presidente, Marin Winterkorn.

En la primera aparición pública, tras la dimisión, Winterkorn alabó los logros de su rival, Ferdinand Piëch.

"Este grupo y su gente, también yo, tenemos mucho que agradecerle a Piëch, que lideró la industria del automóvil durante las últimas cinco décadas como ningún otro, como empresario, como ingeniero y como un visionario valiente", dijo Winterkorn.

Consideró que la crisis de liderazgo no dañó la base del negocio de Volkswagen.

"En las últimas semanas hubo innumerables interpretaciones, especulaciones y, por desgracia, también exageraciones", señaló.

Winterkorn señaló que los accionistas de la compañía debían saber que Volkswagen es una empresa sana, bien posicionada, con buenos resultados financieros y con "buenas perspectivas para el futuro".

Tras la lucha de poder, los esfuerzos se centran ahora en los planes a largo plazo para la compañía.

La prensa alemana reportó que en junio próximo se llevará a cabo una conferencia en la que se abordará la estructura de gestión del grupo.

Una fuente cercana a Volkswagen aseguró que "en breve" se discutirá "quién dirigirá cada marca", aunque todavía está por conocer quién sustituirá a Piëch en el Consejo de Vigilancia.

La empresa automovilística llegó a esta cita con muy buenas cifras bajo el brazo, ya que por primera vez, vendió más de 10 millones vehículos en todo el mundo y también superó el umbral de los 200 mil millones de euros (más de 222 mil millones de dólares) en ventas.