Con argumentos iniciales comienza juicio contra George Zimmerman

Tras varias semanas de espera, el juicio contra el ex vigilante vecinal de origen hispano que mató al adolescente negro desarmado Trayvon Martin, arrancó el lunes en un tribunal de Sanford, Florida, con los argumentos iniciales.

Un jurado de seis mujeres, cinco blancas y una de ellas hispana negra, comenzaron a escuchar los alegatos de los abogados de ambas partes sobre lo que ocurrió la noche del 26 de febrero del 2012 en que George Zimmerman, entonces de 28 años, le disparó a Martin de 17.

El homicidio, considerado con tintes racistas por los familiares de Martin, despertó protestas y llamó la atención de los medios en Estados Unidos el año pasado.

El abogado de la defensa, Don West, fue el primero en abrir la sesión y dijo al jurado que Zimmerman no es culpable, al señalar que disparó a Martin "en defensa propia después de ser atacado con saña", según la transmisión del proceso realizado por las cadenas estadunidenses.

West le dijo al jurado que los familiares de Martin tienen derecho a llorar y a sentir lo que sienten, pero que su cliente "no es un monstruo" y señaló que uno de sus testigos describirá cómo Martin azotaba a Zimmerman en el piso con golpes de artes marciales.

El fiscal, John Guy, inició sus argumentos con la frase "fucking punks", un lenguaje soez que supuestamente utilizó Zimmerman para describir a Martin en una llamada a la policía previa al encuentro con Martin y que, según él, muestra la mentalidad del acusado hacia el joven.

"No veía a un joven caminando a su casa... lo describió como alguien que iba a cometer un crimen en su reparto y actuó con base en ello y por eso estamos aquí", señaló Guy al jurado.

El fiscal dijo que más tarde Zimmerman apretó el gatillo y dio muerte a Martin, y que la evidencia y testigos desmostrarán que la versión de Zimmerman es una "red de mentiras".

El fiscal alega que el atacante siguió a la víctima desarmada orientado por la raza de éste, lo confrontó y le disparó.

Antes del juicio Sybrina Fulton, la madre de Martin, hizo un llamado público para que oren por ella y su familia, mientras su abogado Benjamin Crump, dijo que la evidencia contra Zimmerman "es abrumadora".

La jueza Debra Nelson ha prohibido las palabras "inflamatorias" y el proceso se prevé que se prolongue entre cuatro y seis semanas.

El caso ha revivido el conflicto interracial que persiste en la sociedad estadunidense, al haberse convertido en un escándalo mediático.

La seis semanas que transcurrieron sin que Zimmerman fuera acusado o detenido provocaron la indignación de múltiples sectores, que organizaron marchas en distintas ciudades.

La Casa Blanca tuvo que intervenir y motivó que en Florida y otros estados comenzaran a ser revisadas las leyes que protegen el derecho a ejercer la defensa propia.