Mejoran expectativas de crecimiento de UE y zona euro en 2015

La Comisión Europea (CE) mejoró hoy sus expectativas del crecimiento de la Unión Europea (UE) y la zona del euro este año, que será de 1.8 y 1.5 por ciento, respectivamente.

Se trata de una décima más de lo calculado en febrero para la UE y de dos décimas para el segundo.

En 2016 el producto interno bruto (PIB) de los Veintiocho avanzará 2.1 por ciento, mientras que el de la unión monetaria mejorará 1.9 por ciento.

La mejora se debe a los bajos precios del petróleo, al crecimiento económico global sostenido, y a la depreciación del euro.

También al programa de compra de deuda del Banco Central Europeo (BCE) y a las reformas estructurales implementadas en la mayoría de países, explicó en rueda de prensa el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

El comisario señaló que aún se necesitan «esfuerzos suplementarios para que esta recuperación no sea un fenómeno coyuntural.

Consideró importante realizar las inversiones y las reformas esperadas y no desviarse de las políticas de responsabilidad presupuestaria para crear los empleos y el crecimiento sostenible que Europa necesita, advirtió.

El aumento del PIB previsto podría ser mayor «si los factores favorables persisten», pero podría ser más débil en caso de un agravamiento de las tensiones geopolíticas o de turbulencias financieras, señaló Moscovici.

Bruselas estima que todos los países europeos tendrán crecimiento positivo este año, excepto Chipre, cuya economía se contraerá 0.5 por ciento.

Irlanda y Malta registrarán el avance más importante, de 3.6 por ciento en ambos casos.

Entre las principales economías europeas, España encabeza la lista con aumento de 2.8 por ciento en el PIB en 2015, por delante de Reino Unido, con 2.6 por ciento; Alemania, con 1.9 por ciento; Francia, con 1.1 por ciento; e Italia, con 0.6 por ciento.

Grecia crecerá 0.5 por ciento, debido a la incertidumbre de las negociaciones de la extensión de su programa de ayuda financiera.

El Ejecutivo también estima que la inflación en la UE permanecerá casi nula en el primer semestre de 2015 debido a la caída de los precios de la energía.

Los precios empezarán a aumentar en el segundo semestre y el año concluirá con inflación de 0.1 por ciento, que se incrementará hasta 1.5 por ciento en 2016, impulsada por la mejora de la demanda interna, un menor impacto de la caída de los precios de las materias primas y el aumento del coste de las importaciones.

Respecto al desempleo, en la UE podría caer al 9.6 por ciento este año y a 9.2 por ciento en 2016, mientras que en la zona del euro disminuiría hasta 11 por ciento este año y 10.5 por ciento en el siguiente.

La deuda pública en los Veintiocho bajaría hasta el 88 por ciento del PIB en 2015 y el 86.9 por ciento en 2016, y en la unión monetaria hasta el 94 y el 92.5 por ciento, sucesivamente.