Denunciarán a promotores de asentamientos irregulares en Querétaro

El secretario de Gobierno del estado, Jorge López Portillo Tostado, informó que se presentarán denuncias en contra de líderes que venden y revenden terrenos en asentamientos irregulares.

Con 890 asentamientos irregulares en el estado, de los que el 15 por ciento presenta algún conflicto, advirtió que se aplicará la ley para evitar la promoción de este tipo de colonias.

Apenas ayer hubo un connato de bronca en un asentamiento irregular en Vista Hermosa, en el municipio de Corregidora, que tiene 20 años de conflicto, que se trata de terrenos que alguna vez fueron de gobierno del estado.

"Los sobrantes de esos terrenos han sido motivo de conflictos, porque algunos líderes se han aprovechado y vendido y revendido los terrenos, vamos por ellos, vamos a levantar una denuncia y los vamos a detener", explicó.

La víspera se realizó una reunión a la que sólo asistieron unos 30 dirigentes en Vista Hermosa, pero no fueron quienes adquirieron los terrenos.

Para el funcionario, esto indica que se trata de "un conflicto entre algunos líderes que han hecho acciones fraudulentas con los terrenos".

Por ahora, se pidió al municipio de Corregidora clausurar todas las construcciones que se realizan y se mantendrá la vigilancia para evitar situaciones de riesgo, como la que sucedió en La Laborcilla, municipio de El Marqués.

En ese lugar perdió la vida un hombre, hace un par de semanas, durante un intento de desalojo de un asentamiento irregular, ya que el predio se encuentra en litigio entre quienes reclamen la propiedad de los terrenos.

La mayor parte de los asentamientos irregulares se ubican en los municipios de Querétaro, San Juan del Río, Pedro Escobedo, Tequisquiapan, Ezequiel Montes, El Marqués y Corregidora y se regularizan unos 7 mil lotes.

De acuerdo con el delegado del Registro Agrario Nacional (RAN), Adolfo Joaquín Contreras Roy, en el estado hay alrededor de 900 asentamientos irregulares que se tornaron en un conflicto por la tenencia de la tierra.

Los conflictos son entre ejidatarios, particulares y desarrolladoras inmobiliarias que demandan la propiedad de las tierras.