Alertan sobre fracaso en Bangladesh para proteger a trabajadores

La muerte de mil 131 personas y más de dos mil 500 heridos al derrumbarse un edificio en Bangladesh se pudo evitar si el gobierno cumpliera con su obligación de proteger a los trabajadores, afirmó la Comisión Internacional de Juristas (CIJ).

"El colapso del edificio Plaza Rana es el más reciente de una larga lista de desastres industriales provocados por el fracaso del gobierno para regular y controlar las condiciones laborales y sancionar a las entidades privadas que violen la ley", dijo la asesora legal de la CIJ, Sheila Varadan.

"Destacar y centrarse exclusivamente en el papel de las empresas multinacionales no corresponde con el cuadro completo", señaló al cumplirse este día dos meses de la tragedia.

"La CIJ no minimiza la responsabilidad de las empresas privadas, a menos que se aborden los problemas sistémicos subyacentes, como la debilidad institucional, la corrupción y la falta de cumplimiento, tales tragedias continuarán sucediendo", consideró Varadan.

El litigio es una herramienta vital para garantizar la rendición de cuentas, el remedio y la reparación, donde los organismos gubernamentales no cumplen con sus funciones esenciales, consideró.

En la última década, la organización nacional líder en derechos humanos Bangladesh Legal Aid and Services Trust (BLAST), ha pedido en varias ocasiones al gobierno al Tribunal Supremo rendición de cuentas y la búsqueda de una compensación para las víctimas y sus familias en los desastres relacionados con el trabajo.

"El gobierno de Bangladesh debe tomar medidas activas para garantizar que su marco regulador es suficiente y efectivo, sus leyes se aplican rigurosamente, y las víctimas reciban una indemnización adecuada", enfatizó Varadan.

"Si no lo hace, no sólo viola la ley de Bangladesh, sino también es una violación de las obligaciones del país para proteger los derechos humanos con respecto al derecho internacional", advirtió.