Panamá abre investigación a expresidente Martinelli por corrupción

La Corte Suprema de Justicia de Panamá autorizó hoy una investigación por supuesta corrupción contra el expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli (2009-2014), quien desde enero se encuentra fuera del país.

El máximo tribunal del país facultó a los magistrados Oydén Ortega y Jerónimo Mejía para actuar como fiscal y juez de garantías a partir del próximo lunes, en la investigación "por el supuesto delito contra la administración pública".

La decisión se adoptó luego que el Tribunal Electoral levantó el fuero electoral a Martinelli, en su calidad de diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen).

El expresidente salió del país el pasado 28 de enero en medio del inicio del proceso en su contra, relacionado con supuestos sobrecostos en la compra de comida deshidratada para el gubernamental Programa de Ayuda Nacional (PAN).

Martinelli, dueño de una importante cadena de supermercados y máximo dirigente del opositor partido Cambio Democrático (CD), está vinculado a varios casos de supuesta corrupción ocurridas durante su mandato de cinco años.

Dos exdirectores del PAN, adscrito a la presidencia, están detenidos por irregularidades detectadas en varios contratos.

Uno de ellos, Giacomo Tamburelli, -quien tiene casa por cárcel- declaró que Martinelli lo instruyó para realizar en 2011 un contrato para adquirir comida deshidratada por 44.5 millones de dólares.

Por este caso, la fiscal Vielka Broce emitió el miércoles un llamado a juicio contra nueve exfuncionarios panameños, entre ellos exministros de Estado, acusados de los delitos de corrupción, peculado y fraude en contrataciones públicas.

El otro exdirector del PAN detenido, Rafael Guardia, en declaraciones a la Fiscalía, aseguró que recibía un 10 por ciento en comisiones por los contratos otorgados a empresas privadas.

"En la adjudicación del proveedor de contratos y órdenes de compra venía por instrucciones directas de Adolfo De Obarrio (secretario privado del exmandatario), siguiendo instrucciones del presidente", reveló Guardia.

El exmandatario siempre ha rechazado haber dado ese tipo de instrucciones y atribuye la investigación a una persecución política de su sucesor y exaliado, el presidente Juan Carlos Varela.