Videojuegos, entretenimiento para chicos y grandes

Si bien la demanda de videojuegos en México es liderada por el público infantil, los adultos de 31 a 40 años representan 29 por ciento del universo de usuarios de este tipo de entretenimiento, señaló The Competitive Intelligence Unit (CIU).

En un reporte con motivo del Día del Niño, la consultora detalla que de los 57.1 millones de videojugadores que existen en México, 74 por ciento son menores a 20 años, 29 por ciento son adultos de 31 a 40 años, en tanto que 7.0 por ciento supera los 50 años.

"A pesar de que aún predomina el uso de videojuegos entre niños y adolescentes, esta brecha se ha ido acortando a través del tiempo, en razón de una mayor diversidad tanto en la oferta como en la demanda de este tipo de productos de entretenimiento", señala.

Esta misma diferenciación en los hábitos de juego entre niños, adolescentes y adultos, añaden los analistas Daniel Kapellmann y Radamés Camargo, puede encontrarse en la frecuencia con que utilizan videojuegos.

Y es que en el caso de menores de 20 años se suele encontrar usuarios más intensivos que dedican periodos prolongados de juego con una mayor recurrencia, y los adultos suelen ser jugadores ocasionales que cuentan con horarios más limitados para dedicar al entretenimiento virtual.

"A causa de ello encontramos una mayor preferencia en el caso de los adultos por el uso de smartphones o tabletas, que les permiten acceder a contenidos de entretenimiento en cualquier lugar y momento, sin la necesidad de dedicar mucho tiempo o recursos a ello", refieren.

Por medio del acceso a estos dispositivos, resulta posible que un adulto se entretenga en cualquier espacio libre que tenga, haciendo de los juegos de video parte de su vida cotidiana.

En cambio, los niños y jóvenes que cuentan con mayores periodos de tiempo para realizar actividades lúdicas y de entretenimiento, recurren preferentemente al uso de consolas fijas especializadas.

En cuanto al medio de pago, el estudio indica que 73 por ciento de los niños y adolescentes usa tarjetas prepagadas para comprar juegos o características adicionales bajo esquemas "Freemium", lo cual les permite adquirirlos sin utilizar la tarjeta de crédito de sus padres o el saldo de su teléfono.

En contraste, en el caso de adultos mayores a 30 años que cuentan con una fuente de ingreso directa, existe una mayor preferencia a utilizar tarjetas de crédito y débito en la compra de videojuegos, por supuesto, sin dejar de utilizar también otros medios de pago.

A pesar de que existen claras diferencias entre estos dos tipos de usuarios existe un factor en común, y es el tipo de juegos que prefieren.

En general, los usuarios intensivos independientemente de si son niños, adolescentes o adultos, prefieren los juegos tipo RPG o de Acción y Aventura, mientras que los usuarios ocasionales se inclinan por aquellos de Estrategia, Deportes y Aventuras.

Con una amplia gama de nuevos dispositivos para usar estos productos, así como distintas modalidades de servicio y una gran diversidad de oferta, cada vez son más los que deciden recurrir a los videojuegos como un medio de entretenimiento del día a día.

"Puesto en otras palabras, las más recientes tendencias de mercado ponen en evidencia que la edad ya no es un factor que define la demanda de juegos de video", señala el estudio.

"Por el contrario, la ubicuidad y creciente adopción de los dispositivos móviles ha ocasionado una expansión generalizada del mercado, por lo que podríamos incluso decir que jugar ya no es cosa de niños".