El jazz tiene cada vez más adeptos en México: "Pepe" Morán

En este instante, músicos mexicanos que siembran, cultivan, maduran y cosechan grandes obras del jazz las están exponiendo en diversos puntos de la geografía nacional, así como fuera del país, con bastante éxito, aseguró hoy José Antonio "Pepe" Morán, uno de los máximos exponentes del género en la escena artística actual.

Sostuvo lo anterior al señalar que eso se debe al movimiento jazzístico que claramente se observa en la Ciudad de México, donde cada vez hay más jóvenes músicos interesados en el jazz.

"Al mismo tiempo, quienes pertenecemos a generaciones mayores que ellos, estamos generando proyectos musicales muy importantes al nivel de la calidad mundial", explicó.

En entrevista con Notimex con motivo de su presentación esta tarde-noche en el Foro Cultural Chapultepec, con un concierto único dentro del ciclo "Por lo tanto... jazz" organizado por la Coordinación de Música y Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el maestro advirtió que el quehacer de esos músicos va de la mano de su público.

"¡Claro que hay público interesado en escuchar, sentir y vivir el jazz que actualmente se hace en México! Me ha tocado ver la respuesta de la gente, en conciertos míos y de otros compañeros y realmente es extraordinaria; la aceptación es grande y eso se nota cuando al término de cada presentación pregunta por nuestros discos y los adquieren gustosos", abundó.

Nacido en esta capital e hijo del sobresaliente trompetista de jazz y director de orquesta Cecilio "Chilo Morán" (1930-1999), el pianista "Pepe" Morán tiene hoy otro motivo para estar de plácemes, pues con el concierto citado celebrará el Día Internacional del Jazz , que se conmemora el 30 de abril. "Dormí bien y esto listo para tocar".

El entrevistado subrayó que, sin embargo, lo que sí hace falta en este país son más lugares para el jazz. Para el tamaño de esta ciudad, ejemplificó enseguida, "realmente hay muy pocos sitios para presentarnos y eso, se traduce en una sana demanda a autoridades y empresarios nacionales". No obstante, Morán reconoció el apoyo que le brinda el INBA.

"Pepe" Morán Mercado inició sus estudios dirigido por el maestro Leopoldo González Blasco a la edad de ocho años. Su padre, le inculcó el amor por la música y le dio las primeras clases de solfeo. A la fecha, ha generado un fuerte acervo de obras, sobre todo en el ámbito jazzístico y clásico y se ha presentado en los más importantes foros del país.

En otro orden de ideas, André Menard, director del Jazzfest de Montreal, ha asegurado que "en México hay excelentes músicos pero les falta difusión". Sobre eso, el entrevistado comentó que "estoy de acuerdo con él, concuerdo porque los creadores de jazz somos muchos y el público numeroso, pero la cantidad de foros es muy pequeña".

Respecto qué hace para promover ese arte, el músico señaló que "componer y tocar representa un gran trabajo, demandante de muchísimas horas" y añadió que gracias a las nuevas tecnologías, a través de las redes sociales informa sobre sus eventos y los de muchos otros amigos y colegas suyos.

"¡Zapatero a tu zapato!", exclamó enseguida, y sustentó la aplicación de ese viejo refrán al señalar que lo ideal es tener quien trabaje la promoción y difusión de obras, conciertos y producciones discográficas. Profesionales dijo, "que hagan esa labor, que sí hacemos nosotros mismos, pero en una medida tal vez no suficiente ni adecuada, sólo por falta de tiempo".

Cabe señalar que el proyecto de "Pepe" Morán está concebido en el área del jazz fusión que amalgama el jazz con la música clásica, con una influencia muy clara de músicos como Miles Davis, Herbie Hancock y George Duke. Los músicos que forman el "Pepe" Moran Quartet tienen una formación sólida que enriquece de gran manera esa empresa.

Sobre el programa que interpretará esta noche anunció que será de su autoría, con eco de la tradición y herencia jazzística de su padre. Los temas son: "Ilusión", "La innombrable", "Pisando París con mi calcetín", "Caminando a la Luna", "Santiago", "Teatro", "Cris blues" y "Sin ti", este último con especial dedicatoria a su inolvidable progenitor, "Chilo".