Mantiene Banxico en 3.0% su tasa de referencia

La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) mantuvo en 3.0 por ciento el objetivo para la tasa de Interés Interbancaria a un día.

Lo anterior, al considerar que la postura monetaria vigente "es conducente a afianzar la convergencia de la inflación a la meta permanente de 3.0 por ciento".

En su anuncio de política monetaria, estima que el balance de riesgos para la inflación se mantiene sin cambios respecto a la anterior decisión de política monetaria.

Menciona que la actividad económica en México mantuvo su ritmo de crecimiento moderado, pues continuó observándose una reducción en la plataforma de generación de petróleo que restó dinamismo a la producción industrial.

Respecto a la demanda agregada, indica que las exportaciones manufactureras mostraron un debilitamiento, posiblemente a consecuencia de los factores temporales que afectaron la actividad económica en Estados Unidos, al tiempo que el crecimiento de la inversión ha sido gradual.

Asegura que se mantienen condiciones de holgura en el mercado laboral y en la economía en su conjunto, por lo que descarta presiones generalizadas sobre los precios provenientes de la demanda agregada.

Reitera que la evolución de la inflación es favorable, al ubicarse en niveles prácticamente de 3.0 por ciento desde principios del año, dinámica que, apunta, se ha visto apoyada directa e indirectamente por bajas en los precios de la energía y de los servicios de telecomunicaciones.

Además, resalta que el traspaso de la depreciación de la moneda nacional se ha manifestado principalmente en los bienes durables y, en general, "ha estado en línea con lo previsto, sin generar efectos de segundo orden".

Respecto a la inflación subyacente, el instituto central anticipa que ésta continúe por debajo de 3.0 por ciento durante todo el año, mientras que para 2016 se estima que al igual que la inflación general, observe niveles similares, pero sujeta a riesgos al alza debido a la persistencia de una tendencia hacia la depreciación de la cotización de la moneda nacional frente al dólar.

A la baja, añade, existe la posibilidad de que la actividad económica en el país tenga un dinamismo menor, así como de nuevas disminuciones en los precios de la energía y/o en los servicios de telecomunicación.

Expone que al estar la economía mexicana altamente integrada a la global, en particular a la de Estados Unidos, las acciones de política monetaria de ese país podrían tener repercusiones sobre el tipo de cambio, las expectativas de inflación y sobre la dinámica de los precios en México.

La Junta de Gobierno se mantendrá atenta a la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas para horizontes de mediano y largo plazos, pero particularmente a la postura monetaria relativa entre México y Estados Unidos, así como al desempeño de la tendencia del tipo de cambio, agrega.