Guerrero Maya Jr. y Delta recuerdan con deleite su infancia

Para los luchadores Guerrero Maya Jr. y Delta, la celebración del Día del Niño los hace viajar al pasado y recordar su infancia, la cual los guió a lo que son hoy, estrellas del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL).

De visita en Notimex, los actuales campeones nacionales de tercias -junto a Atlantis- rememoraron su niñez, siempre ligada a los deportes y a juegos, ahora un poco olvidados debido a la tecnología.

Guerrero Maya Jr. afirmó que a él le gustaba andar "de vago en la calle" y aunque le tocó la época en que muchos niños jugaban "maquinitas", él prefería hacer ejercicio, caminar o practicar alguna disciplina deportiva.

"En aquel tiempo estaba de moda las maquinitas pero yo no, me iba a caminar, a jugar basquetbol, futbol, a las escondidillas, ese tipo de cosas que creo que ahora ya no existen. En temporada de trompo y yo-yo me metía a los torneos, era vaguillo, no andaba haciendo travesuras", refirió.

En una de esas caminatas encontró un gimnasio de lucha libre que llamó su atención, preguntó por las clases y al día siguiente ya entrenaba, "quería subir al ring en lugar de hacer acondicionamiento físico, sentir las cuerdas, fue una infancia padre, muy bonita, por eso ahora vivo con gran entusiasmo".

Dicha actividad despertó su deseo por ser gladiador profesional, "siempre fue mi sueño"; se imaginaba cómo sería su personaje, su máscara, su equipo y su accionar sobre el cuadrilátero, y lo cumplió.

Acompañados por Kemonito, quien estará a partir de ahora con los "Reyes de la Atlántida" para atraer al público infantil y buena vibra, Delta también recordó una de las etapas más importantes de su vida.

El gladiador, quien practicó en su infancia futbol americano e incluso llegó a jugar en la Liga Mayor de la Onefa con Auténticos Tigres, dijo que su niñez marcó el rumbo de lo que es en la actualidad.

Antes de que llegara la tecnología como sustituto de algunos juegos para niños, "tu mamá te hablaba y te gritaba, así era la forma, respeto lo actual, pero a mí me gusta mi infancia, lo que me enseñó, somos lo que somos por esa niñez que tuvimos, una generación que quizá con un regaño o mirada era métete y obedece'".

Además del americano practicó taekwondo, basquetbol y beisbol, pero el primero le enseñó "muchos valores, la competencia, prepararme, conocer amigos".

Hijo de un luchador profesional, resaltó que le emocionaba ir a las arenas, aunque no era su sueño ser gladiador, pero pasó cierta edad "y algo sucedió, me volvió a llamar la atención la lucha y ahora sí, a pensar en mi imagen, me condujo a donde estoy".

Para este 30 de abril, aconsejó a los niños "que se diviertan, se la pasen bien", y a los papás dejarlos disfrutar su momento, "uno quiere a lo mejor regalar un juguete caro y no les importa, si los llevas al parque estarán contentos, si quieren brincar o ensuciarse es válido para mí, se está llevando un bonito día".

Finalmente, Guerrero Maya les sugirió "que vayan a la lucha libre, que se diviertan mucho", y les pidió que no olviden los estudios, pues es algo primordial en la vida.