Dirigente gremial advierte sobre éxodo de médicos venezolanos

Los malos salarios, la inseguridad y las precarias condiciones en los hospitales provocaron que miles de médicos hayan emigrado de Venezuela, advirtió hoy el presidente de la Federación Médica Venezolana (FMV), Douglas León Natera.

En entrevista con Notimex, León Natera indicó que el éxodo de médicos tiene dos vertientes: la de aquellos que emigran para hacer carrera en el exterior y aquellos que dejan los hospitales públicos para trabajar en el sector privado.

"De los hospitales públicos se han ido 12 mil 830 médicos y de esos, siete mil 824 se han ido para el exterior, y a las clínicas y hospitales privados, una suma de aproximadamente dos mil 500 médicos especialistas", lamentó el dirigente gremial.

León Natera precisó que en total "10 mil 300 médicos que se han ido" del sistema de salud público venezolano, mientras miles optaron por probar suerte en otras profesiones ante las malas condiciones del sector sanitario.

Más allá de los problemas económicos, la inseguridad juega un rol decisivo en este fenómeno, subrayó el presidente de la FMV, ya que la delincuencia "vive dentro de los hospitales", sin que las autoridades actúen.

Esto provoca que los médicos frecuentemente sean blanco de robos, asaltos, amenazas de delincuentes, heridos y hasta secuestros express en las cercanías de los hospitales, lamentó León Natera.

Subrayó que la crisis de insumos en los hospitales venezolanos también tiene un rol decisivo, ya que muchos médicos se sienten "impotentes" por carecer de los medios para poder salvar la vida de sus pacientes.

"El 90 por ciento de los 300 hospitales que hay en Venezuela apenas tienen el 5.0 por ciento o el 8.0 por ciento de los insumos materiales, quirúrgicos y equipamiento funcionando", precisó.

León Natera, médico urólogo, apuntó que muchos de sus colegas sueñan con "ejercer su profesión con dignidad y salvar vidas", pero por la crisis de insumos les toca "trabajar con las uñas sin recursos", lo cual elimina los incentivos motivacionales de la carrera.

El gobierno venezolano reconoció que se registra un éxodo de médicos al exterior, pero destacó la creación de universidades paralelas de las que se han graduado miles de profesionales que compensarán a los emigrados.

León Natera alertó que en esas universidades gubernamentales se dan "estudios de Medicina muy rudimentarios", y la mala calidad de los egresados es constatada por numerosos exámenes en las universidades autónomas.

El dirigente gremial advirtió que "el futuro de la Medicina en Venezuela con estos personajes es terrorífico", al tiempo que reconoció que las probabilidades de retorno de los médicos emigrados depende casi de un "milagro".

"No creo que vayan a venir, a menos que surja el milagro venezolano y la repatriación sea una oferta gubernamental muy atractiva, pero ¿eso está en capacidad este gobierno de hacerlo? No creo", cuestionó.