Gregorio Luke evoca a Raúl Anguiano en el centenario de su nacimiento

Como un gran muralista mexicano que rescató la figura del indígena contemporáneo y que se preocupó por denunciar la destrucción de la selva, recordó el especialista arte latinoamericano, Gregorio Luke a Raúl Anguiano (1915-2006).

En el marco del centenario del natalicio del artista y acompañado por la viuda del artista, Brigita Liepins, Luke ofreció una conferencia magistral, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, espacio que dijo, estuvo íntimamente ligado a Anguiano.

Abundó que en el máximo recinto cultural del país, en 1935, el también grabador montó una exposición junto a Máximo Pacheco, además fue el lugar donde recibió grandes homenajes y un año después de su muerte le fue entregada de manera póstuma la Medalla de Bellas Artes.

El también consejero del Instituto de los Mexicanos en el Exterior recordó que cuando fue agregado Cultural de México en Los Ángeles, Estados Unidos, tuvo entre sus primeros encargos organizar una exposición dedicada a Anguiano, lo cual representó un honor.

Asimismo, Luke señaló que la gran aportación de Anguiano fue el rescate del indígena contemporáneo, no como un ser mítico, como lo hicieron Diego Rivera (1886-1957) y David Alfaro Siqueiros (1898-1974), sino como un ser real.

Apoyado en imágenes de murales y obras del artista plástico, mencionó que "La espina" muestra otro de los intereses de Anguiano; denunciar la destrucción de la selva y la necesidad de proteger al medio ambiente.

En su oportunidad, Brigita Liepins dijo sentirse contenta de asistir a la presentación del libro "Las cuatro estaciones del muralismo de Raúl Anguiano", obra que significó un regalo personal al maestro Anguiano por el centenario de su natalicio, pero también para México.

Finalmente, mencionó que el muralismo es el arte para el pueblo y que las futuras generaciones no deben de olvidarse de los grandes valores que tiene México, como la segunda generación de los muralistas de la escuela mexicana.