Deporte y cultura alejan a niños de adicciones en Cancún

La directora del Centro de Integración Juvenil (CIJ), Lilian Negrete Estrella, señaló que el deporte, la música y las actividades culturales son primordiales para evitar las adicciones en los niños.

En entrevista en el marco de las actividades conmemorativas por el Día del Niño que se celebrará el próximo 30 de abril, sostuvo que la ocupación del tiempo libre es importante para mantener a los menores protegidos del consumo de drogas.

Indicó que la estrategia a seguir para enfrentarse a esa situación tiene que ver con el desarrollo de habilidades sociales, que los niños aprendan a decir no, que reconozcan que (la adicción) es una enfermedad y que deben modificar su comportamiento.

Entre los programas que realiza el CIJ contra las adicciones, refirió, está un proyecto de promotores virtuales, consultas externas individuales, grupales y familiares y los centros de día, en los que se busca mantener a los jóvenes ocupados y enseñarles un oficio.

También, abundó, "tenemos promotores virtuales desde 12 años, quienes de manera voluntaria postean en las redes sociales la importancia de la prevención de las drogas y las consecuencias de su consumo, de esta manera entre los mismos jóvenes se apoyan".

Sin embargo, alertó, "el riesgo es alto porque un consumo mínimo los puede llevar a la reincidencia, ya que el objetivo es que adquieran otros hábitos más saludables".

Expuso que el consumo de drogas es cada vez a menor edad y el incremento de niños "llave", quienes se encargan gran parte del día a cuidar a sus hermanos más pequeños, representa "focos rojos" que requieren desactivarse.

"Hay niños que consumen drogas desde los 10 a LOS 14 años y de los 15 a 19 que es otro segmento; un tercero es el grupo de 45 años y más, que en su mayoría necesita ayuda para dejar de fumar", anotó.

"El sector de 10 a 14 años está entrando en drogas legales al consumo de tabaco y alcohol y en ilegales en marihuana y cocaína. Los de 15 a 19 años igual, sólo los de 45 y más van canalizados en su mayoría por tabaco", abundó.

Negrete Estrella añadió que se mantienen las cifras de consumo de drogas entre estudiantes de secundaria y preparatoria en Cancún, lo que obliga a darle prioridad a su atención, así como a implementar medidas preventivas, sobre todo en menores de 10 y 14 años.

"Muchos de estos menores no corresponden a casos de primera vez, sino que se trata de adolescentes que ya desarrollaron algún tipo de adicción a una o varias sustancias", lamentó.

De acuerdo con el informe anual del CIJ, de los pacientes que recibieron atención en Quintana Roo, 43.9 por ciento de los niños de 10 a 14 años ha tenido, por lo menos, un contacto con la marihuana y 44.7 por ciento de los jóvenes de 15 a 19 años la ha consumido, además de presentar en algunos casos adicción hacia esa droga.

Negrete Estrella refirió que del segundo semestre de 2004 al primer semestre de 2014, el consumo de marihuana se incrementó 20.5 por ciento al pasar de 76.7 a 97.2 por ciento, superando el consumo de alcohol y tabaco.

Además, mencionó que de los 581 pacientes que se encuentran bajo supervisión médica, 101 pertenecen al grupo de niños de 10 a 14 años.

"En las escuelas y bachilleratos, tanto públicos como privados se encuentra la mayor población de consumidores, es por ello la importancia de trabajar de la mano con la familia y maestros para prevenir y así no seguir aumentando el porcentaje de consumo", apuntó.

También anotó que en la entidad el consumo de marihuana se ubica en 97.2 por ciento, 11.2 por ciento por encima de la media nacional, reflejándose el mismo panorama en el uso de otras sustancias.

Entre ellas, señaló a la cocaína y al crack, rubro en el que el estado supera la media nacional en 7.2 por ciento y 12.3 por ciento, respectivamente.

Por su parte, el coordinador de Tratamiento y Rehabilitación del CIJ, Alfredo Hatchett Anaya, dijo que el inicio de los niños en las drogas se debe generalmente al tiempo que pasan solos en sus casas, debido a que ambos padres trabajan muchas horas.

"Hay que recordar que los pequeños de 10 a 14 años imitan muchas conductas y al no tener supervisión en su hogar se dejan llevar por sus vecinos y amigos mayores, quienes generalmente ya consumen (drogas) con frecuencia".

Prosiguió el especialista que se dejan llevar "por aquello que encuentran y ven en internet, además de ser víctimas de bullying en sus escuelas".