Maestros y estudiantes de UADY intercambian maíz, lentejas y ajonjolí

Profesores y estudiantes de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) intercambiaron y comercializaron productos ligados a la milpa local, donde destaca una amplia variedad de granos de maíz.

"Entre los productos con mayor presencia están las variedades de semillas de maíz, una especie amenazada con los transgénicos", afirmó el coordinador de la Licenciatura en Agroecología, Arturo Caamal Maldonado, y quien junto con sus compañeros docentes y estudiantes, ha impulsado esta actividad.

Aclaró que no se trata de satanizar lo transgénico, porque "ni todo es bueno ni todo es malo", pero "¿por qué no hacer uso de toda esa tradición milenaria de los campesinos locales que han conservado infinidad de semillas de maíz?"

"¿Por qué la presión para tener un solo tipo de maíz que en este caso es el transgénico? "Son tres mil años de conocimiento y cultura maya y de preservación del maíz, grano que es la clave de nuestra alimentación", subrayó.

Y explicó que alrededor de esta especie, asociada a la milpa, se intercambiaron y comercializaron otras más como las semillas de ibes, lentejas blancas y rojas, ajonjolí.

Por espacio de cinco horas, la explanada de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias) fue el escenario, por cuarto año consecutivo, de la Feria de la Semilla.

Otras especies asociadas al campo que se exhibieron e intercambiaron son la miel, frutas, hortalizas, plantas medicinales y artesanías.

De acuerdo con información de la casa de estudios, en la edición 2015 destaca la presencia del doble de productores que asistieron en ediciones pasadas.

Además, también sobresalió la presencia de pomadas de cera con miel y plantas para el tratamiento de las hemorroides y cápsulas elaboradas también con plantas medicinales para control de la diabetes.

Estudiantes y profesores de Agroecología, Medicina Veterinaria y Zootecnia, Biología y Biología Marina mostraron interés por la miel aportada por abejas nativas o meliponas con aplicación para múltiples enfermedades, entre las cuales está el asma y las infecciones de la garganta, y jabones de algas, chocolate y avena.

Mostraron plantas o injertos de naranja, guayaba, limón, lima, yerbabuena, epazote, mandarina y caimito; zapote, guanábana y cocoyol y, por primera vez, destacó la exposición de artesanías y comida elaborada con productos naturales.

Los productores de las comunidades de Xoy, Peto, Chacsinkín, Chablekal, Tahdziú y también de comisarías de Mérida sostuvieron diálogo con los universitarios.

Entre los habitantes del campo hay varios estudiantes de Agroecología que motivan a sus padres para estar presentes en la feria y traer lo que se produce en la milpa.

Para el director de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la UADY), Marco Antonio Torres León, el éxito y consolidación de la feria es por la iniciativa de los profesores y estudiantes de Agroecología.

"Queremos que nuestros estudiantes y académicos dialoguen e intercambien experiencias con los productores que realizan un importante esfuerzo en el campo. Es una oportunidad única que permite además el comercio justo", manifestó.

La Licenciatura en Agroecología de la UADY inició en septiembre de 2006 y a la fecha egresaron cuatro generaciones, unos 120 profesionales, de los cuales, el 40 por ciento proviene de zonas rurales del estado y de otras entidades como Oaxaca, Chiapas, Campeche, Veracruz y Sonora.

Incluso, ya está registrado el primer alumno extranjero, procedente de Chile.