Cuenta DF con personal para detección oportuna de cáncer infantil

La Secretaría de Salud capitalina (Sedesa) llamó a los padres de familia a estar atentos de síntomas y manifestaciones que puedan alertar ante la presencia de cáncer y destacó que cuenta con personal capacitado para detectarlo.

La dependencia del Gobierno del Distrito Federal recordó que el cáncer infantil es la primera causa de muerte en la Ciudad de México.

Expuso que desde los Centros de Salud tiene personal capacitado para detectar esta enfermedad, y señaló que se estima que 80 por ciento de los tipos de cáncer infantil pueden ser curables si se detectan a tiempo.

Refirió que esta enfermedad a nivel nacional es la segunda causa de muerte entre niñas y niños de cinco a 14 años, siendo la leucemia el tipo más común de cáncer en este sector.

Por ello, insistió a los padres de familia estar atentos si sus hijos presentan síntomas como dolor persistente en huesos y abdomen, fiebre sin causa por más de una semana, moretones o sangrado en la nariz o encías, crecimiento de ganglios o masa palpable en abdomen.

También picazón en el cuerpo sin lesiones en la piel, cansancio fácil, palidez y anemia súbita, pérdida de peso, dolor de cabeza y vómitos, deben de recibir atención médica de inmediato.

Refirió que la Sedesa cuenta con una unidad médica acreditada para el tratamiento del cáncer en menores de 18 años, ubicada en el Hospital Pediátrico Moctezuma.

Además otras unidades hospitalarias que cuentan con métodos no invasivos para diagnosticar el cáncer, como la tomografía; el examen de resonancia magnética, que se realiza en el Hospital General Xoco, y por medio de la medicina nuclear, efectuada en el Hospital de Especialidades Belisario Domínguez.

Con estos estudios se mejora la oportunidad, la precisión en el diagnóstico y el acceso a tratamientos adecuados, indicó.

Aunado a esos equipos y hospitales agregó que cuenta con el personal capacitado en el primer nivel de atención en los 220 Centros de Salud ubicados en las 16 delegaciones, para la identificación de síntomas.

Asimismo una canalización oportuna a unidades de mayor nivel, para realización de pruebas de diagnóstico y en dado caso para su tratamiento.