EUA mantiene postura contra pago de rescate por rehenes

La Casa Blanca ratificó su oposición al pago de rescates a secuestradores de ciudadanos estadunidenses, ante reportes de que el FBI habría entregado dinero por un cautivo en el sur de Asia, quien luego murió en un ataque aéreo estadunidense.

"La política que ha estado en pie en los seis años de la administración (de Barack) Obama y en administraciones anteriores continúa en pie: que el gobierno de Estados Unidos no hace concesiones a terroristas", dijo el vocero presidencial Josh Earnest.

Explicó que Washington mantiene la firme creencia de que pagar rescates resultaría en mayores riesgos para los estadunidenses y permitiría a sus captores obtener fondos para financiar sus actividades.

El diario The Wall Street Journal reveló este miércoles que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) habría ayudado a la familia del médico estadunidense Warren Weinstein a trabajar con un intermediario paquistaní, en sus esfuerzos para lograr su liberación.

Según el rotativo, el intermediario entregaría 250 mil dólares a la red Al Qaeda por la libertad de Weinstein, quien permanecía retenido desde 2011, cuando fue secuestrado en su casa en Pakistán, donde trabajaba como contratista para labores humanitarias.

La semana pasada, la Casa Blanca reveló que Weinstein murió durante un ataque aéreo conducido en enero pasado por Estados Unidos contra un campamento de Al Qaeda en la frontera entre Afganistán y Pakistán.

Junto con Weinstein también pereció el italiano Giovani Lo Porto, quien al igual que el estadunidense trabajaba en tareas humanitarias en Pakistán, donde fue secuestrado por Al Qaeda en 2012.

El presidente Obama ofreció disculpas públicas tras confirmarse la muerte de Weinstein en el ataque, y admitió que lo autorizó después de que las autoridades militares determinaron que no había civiles en el campamento donde estaban los dos rehenes.

Ante la revelación del diario, Earnest dijo que la Casa Blanca se reservará sus comentarios hasta tener oportunidad de conocer los detalles y la eventual explicación que el FBI ofrezca en torno a su supuesta intermediación.